viernes, 31 de julio de 2009

Rolling Stone de agosto

.

TED en Argentina


Cómo si alguien hubiera escuchado nuestras plegarias, el deseo de TED en nuestra tierra está muy cerca de hacerse realidad.
La buena noticia por estos días, es que la ciudad de Buenos Aires organizará una conferencia TED oficial, que reunirá a varias personas de éste país con buenas ideas para difundir.

La idea de "TEDx BuenosAires" es armar en los próximos meses una conferencia TED en el país, con el objetivo de identificar y difundir ideas y contenidos que impacten positivamente a la Argentina de hoy y del futuro. Todavía no hay precisiones en cuanto al lugar y fecha exacta del evento, pero la meta es que se realice en los primeros meses del 2010.

Santiago Bilinkis es el organizador de esta movida y en su blog personal hay más detalles del acontecimiento, donde nos mantendremos informados sobre los próximos pasos.

El evento TEDx independiente será organizado bajo licencia de TED y ya se pueden sugerir posibles oradores.
¿Quiénes podrían ser los posibles candidatos a escuchar?
Saca ticket de ida Adrian Paenza...

Ya estoy armando mi lista.
.

Diagnóstico por imágen


Me preguntaron acerca de mi trabajo como tester y corrector de guiones de ficción:

¿Cómo podés saber que un material tiene problemas?
Primero lo leo. Si no me genera emoción, eso quiere decir algo está fallando. Luego lo releo, buscando ese algo.

¿Y lo encontrás?


¿Cómo?
Es similar a un diagnóstico médico. Por ejemplo: ingresa un paciente enfermo mostrándo algunos síntomas. Lo primero que haría su doctor es revisarlo y luego lo sometería a una serie análisis y, de encontrar el problema, aplicaría la medicina.

Que traducido al lenguaje del guión sería...
Hacer una primer lectura. De haber problemas, someterlo a una segunda lectura de observación. Luego hacer un reconocimiento de aquello que está funcionando y aquello que NO. Descomponer todo el material para hacer una crítica en función de la unidad. Diagnosticar y "sugerir" la solución (medicina)

Eso es todo, corrigiendo los problemas el guión va por buen camino, se cura ¿verdad?
A veces sí. En otras ocasiones, el problema no siempre tiene su origen donde se expone, por lo que el síntoma no es la enfermedad. Y no todos los pacientes toman la medicina recetada...

Y consultan a otros médicos...
Que les recetan los mismos medicamentos

Hasta que se dan cuenta del problema
Sí, pero ya es demasiado tarde.
.

jueves, 30 de julio de 2009

Los sueños y las pesadillas del Sr. Herzog - 2º Parte


Acá en Argentina hay miles y miles de alumnos de cine. ¿Que les puede decir a ellos para alentarlos o guiarlos?

En principio no estoy obligado a decirles nada. Ellos tienen que buscar su propio camino. Pero, en general, diría que tienes que confiar en tu propia visión y no tener miedo de seguir tus sueños. Al mismo tiempo, siempre me gustaría alentarlos. Y una de las películas alentadoras que hice hace poco tiempo fue Encuentros al fin del mundo (2007), que fue filmada en la Antártida. Digo que es alentadora porque es una película que fue hecha por dos hombres. Un director de fotografía y yo. Hoy se puede hacer una película con sólo dos personas. Entonces digo, no tengas miedo al aparataje. Se pueden hacer cosas buenas con un equipo reducido.

¿Siente que sigue siendo la misma persona que comenzó a filmar a los 19 años?

Para empezar ya no me atormentan las dudas. Me siento muy confiado en mí mismo. Y tengo el mismo fuego dentro de mí. Siempre estoy explorando cosas nuevas. Nunca me quedo quieto. No me repito.

¿Quedan grandes relatos por contar? ¿El mundo es menos misterioso ahora que cuando filmaba Fitzcarraldo y sólo había un télex a 300 kilómetros del lugar de rodaje para comunicarse con "el mundo"?

No, para nada. Tienes que ver algunas de mis últimas películas como Grizzly Man que es posiblemente una de las mejores películas mías. O Encuentros al fin del mundo en la Antártida: es un continente absolutamente nuevo. Hice esta película con Nicolas Cage en Nueva Orleans. Acabo de filmar, antes de la Navidad, una película en el sur de Etiopía que ya entregué. Y la semana pasada estuve en Perú para filmar una secuencia de una nueva película titulada My son, My son, What have yee done?

Esto es una pregunta un poco fuera de lugar, pero ¿usted piensa que una persona puede llegar a cambiar su vida? ¿De descubrir tarde en su vida un talento o una fuerza de voluntad que no existía antes? ¿O el destino de uno ya está marcado desde el comienzo?

No me hagas preguntas que han torturado a la humanidad por miles de años. Yo tomé mi destino en mis propias manos. Hay que reconocer que ocurren accidentes y coincidencias que nadie espera. Pero no te puedo contestar una pregunta así en dos minutos y hablando por teléfono.

Bueno, entonces le pregunto: ¿su poder de voluntad es innato o es algo que trabaja conscientemente?

Tienes que tener mucho cuidado con ese tipo de pregunta. Me suena rara. Yo soy una persona que tiene una visión clara y que sigue esa visión. Yo soy un esclavo de mi mirada y yo he aceptado el destino de seguir mi vocación. Es más perseverancia que fuerza de voluntad. Hay una forma linda de decirlo en castellano, en un proverbio: "La perseverancia es don de los dioses."

Ya que estoy en Argentina no puedo dejar de preguntarle: sé que era jugador de fútbol y que fue importante para usted en su juventud. ¿Lo sigue siendo?

En realidad yo quería ser el campeón del mundo de salto en esquí. Pero los deportes, y entender el espacio y la orientación de uno mismo dentro de un espacio es algo que es muy importante para entender como cineasta. Pero en cuanto al fútbol me encanta el juego mismo. Y ustedes están bendecidos como argentinos en tener el mejor jugador del mundo de los últimos tres o cuatro años, que es Messi.

¿Ve fútbol por televisión?

Sí, veo al pequeño Lionel. Es simplemente un milagro.

¿Obtiene placer estético en mirarlo?

No. Es simplemente una gran alegría ver a alguien con una comprensión tan completa del juego. Con tanta velocidad y tanta habilidad. Es un gran, gran placer verlo jugar.

Bueno, mil gracias.

De nada. Ojalá pudiera estar en la Patagonia ahora, o en algún lugar de la Argentina, y simplemente descansar por cuatro semanas...Por favor dale saludos a mi amada Argentina.

Werner Herzog: Director cinematográfico, guionista, productor, actor, escritor.
Autor de obras como "Aguirre la ira de Dios"; "El enigma de Gaspar Hauser"; "Stroszek"; "Nosferatu, el fantasma de la noche"; y "FITZCARRALDO", la historia de un empresario apasionado (casi demente) hecho por un cineasta - Herzog - apasionado (y casi demente).
.

miércoles, 29 de julio de 2009

Los sueños y las pesadillas del Sr. Herzog - 1º Parte


Nota publicada por la Revista Ñ, donde el director alemán habla, entre otras cosas, sobre el destino, el mal, la perseverancia, los sueños y su mítico diario de rodaje: "Conquista de lo inútil" (Diario de filmación de Fitzcarraldo).


En la película "Mi peor enemigo" (1999) sobre su relación con Klaus Kinski aparece uno de los cuadernos que fueron la base para este libro. Y allí le comenta a Claudia Cardinale que ni siquiera se animaba a leerlos. ¿Qué cambió?

Contenían muchas cosas que me alivió que estuvieran guardadas como escritos. Pero nunca me atreví a mirarlos hasta hace más o menos diez años. Intenté descifrar una o dos páginas pero después frené, porque me daba demasiado miedo. Hace dos años, volví a abrirlos y me pareció que había algo extraordinario en los textos y supe que sobrevivirían todas mis películas

¿Por qué?

Porque escribo mejor de lo que filmo. Porque hay más sustancia en estos escritos que en todas mis películas juntas.

¿Cómo es eso de que leerlos le causaba miedo?

Bueno... Me confrontaba con todo el tumulto y la confusión. No quiero mirarme a mí mismo. No quiero verme de muy cerca. No sé muy bien, es como una cautela instintiva que siento.

¿Siente algo de remordimiento de no haberse dedicado más a escribir?

No, no tengo ningún tipo de preocupación acerca de mí mismo o mi trabajo.

Usted escribe sus guiones en muy pocos días, pero las filmaciones, a veces, le llevan años. ¿Qué dice esto sobre las diferencias entre las dos disciplinas?

No dice nada. Es la naturaleza de cada medio. Cuando hacés una película tenés logística, tenés temas de financiamiento, tenés temas de organización con los actores...Es natural todo eso y nunca me ha traído problemas. Tampoco he tenido problemas con el hecho de que el papel tiene más paciencia que el celuloide.

¿Kinski estaba celoso de sus diarios?

Sí. La que se dio cuenta de eso fue Claudia Cardinale. A Kinski le molestaba no saber lo que escribía; pensaba que tal vez estaba escribiendo sobre él. Aunque tengo que decir que el texto no es una descripción del proceso de filmar. Es completamente independiente de eso. Es como un sueño afiebrado en la jungla. Es poesía. No es un diario sobre un rodaje. No es una memoria. Es poesía.

Menciona en el libro que Mario Vargas Llosa quiso participar en la película.

El estaba interesado en el cuento de Fitzcarraldo y hablábamos mucho sobre eso. Tenía ganas de participar en el guión, pero eso se descartó rápidamente porque estaba trabajando muy intensamente en un libro que tenía una fecha de entrega pendiente. Era más un gesto de amistad. Entonces terminé escribiéndola solo, pero estoy contento de que resultara así.

Cuenta cómo se hizo un tatuaje de "la muerte cantando". ¿Ese es un símbolo importante para usted?

No. Como describo en el libro, fue algo totalmente espontáneo. Fue con Paul Getty, el heredero estadounidense que fue raptado por la mafia (quienes le cortaron una oreja durante el secuestro). Yo soy amigo de la melliza de su esposa. Simplemente estábamos todos juntos un día charlando y él me dijo que se iba a hacer un tatuaje. Yo me fui con él por acompañarlo nomás, por curiosidad de ver cómo se hacía un tatuaje. Y allí, sin pensarlo, armé un dibujo de la muerte cantando; es un esqueleto vestido con un esmoquin, cantando con un micrófono antiguo. Pero no tiene relevancia. Y me lo hice mucho, mucho antes de que se pusieran de moda los tatuajes.

En el documental Grizzly Man (2005) usted declara: "Yo creo que el denominador común del universo no es armonía pero sí el caos, la hostilidad y la matanza". ¿Cómo sigue adelante cuando tiene una fe tan desoladora sobre la realidad?

No es una mirada desolada del mundo. Estoy hablando del universo. Si miras al universo de una manera no sentimental, no romántica, no Walt Disney, inmediatamente te darás cuenta de que el denominador común es la hostilidad en vez de la amistad sentimental. Lo ves muy claramente en Conquista de lo inútil. La mirada sobre la naturaleza, la manera en que yo veo las cosas que me rodean, es totalmente no romántica.

¿Pero usted ha sido acusado de continuar la tradición alemana romántica en su cine?

Mire, esto no es problema mío. Es un problema de los críticos. Y dado que en muchos países, cuando piensan en la cultura alemana inmediatamente piensan en el romanticismo –porque es una de las pocas cosas que conocen–, de golpe intentan conectarme con eso. Pero mis afinidades no pasan por la literatura o cultura romántica; vengo de una tradición mucho más temprana, como la de los poetas barrocos. Amo la poesía de los Eddas, la tradición de Islandia de hace más de mil años.

¿Piensa que el cine durará por todo el tiempo que durará la civilización humana?

No lo sé. Pero diría que el cine es más vulnerable que la palabra hablada o la palabra escrita porque la película puede desintegrarse mucho más rápido que los libros. La vida técnica de una película es mucho más corta que la vida técnica de un libro. Cuando leemos literatura de hace cien años, por ejemplo, lo vemos con ojos diferentes, lo absorbemos con un espíritu diferente; y se rejuvenece por nuestra mirada.

¿Hay un puñado de libros que le han acompañado e inspirado a través de su vida?

Sí, por supuesto. Más que nada la poesía. El poeta alemán (Friedrich) Hölderlin. El es quien llegó a los límites más extremos de mi lengua. Y, por supuesto, se volvió loco. E1 estaba luchando con mantener el idioma intacto mientras traspasaba los límites de la lengua. Es un poeta muy, muy fascinante. O por ejemplo, los Eddas. Y después, para consolarme, cuando las cosas se ponen difícil de verdad, leo Las segundas guerras púnicas, de Livy, sobre Hannibal y Fabius Maximus. Pero eso es para el consuelo...
.

martes, 28 de julio de 2009


Existe un pasaje de mi vida, cada dos o tres años, donde necesito reiniciarme. Algo así como oprimir el botón de reset y volver a empezar. Presionar imperiosamente aquel botón que en una infancia de "Ataris" significaba desconfigurarlo todo. Tamaño problema era arrancar de cero.

Hoy me invaden las mismas sensaciones, dispares entre ellas, de pensamientos dañinos que intentan devolverme a la actividad luego del pasivo impás, buscando impulso a corto o mediano plazo.

Vuelve la música a mi vida, sin pedir permiso, y no porque alguna vez se haya ido. Pero vuelve como protagonista. Cada vez que estoy bien o mal la música retorna, para acompañarme en agonías, o para darle color a los momentos de euforia. Para hacer catarsis. Y vuelve el rock and roll, ¿un reflejo de mi adolescencia casi extinta?

Hay cosas que quiero cambiar.

Estoy perdiendo el cabello, pero quiero raparme, perderlo todo de una vez.
Voy a dejar crecer mi barba, cada vez más larga.
Quiero correr. Necesito sentirme liviano.
Quiero leer, mucho. Necesito darle peso a mi cabeza y a mis ideas.
Necesito crear, algo.

Hay cosas que necesito cambiar...
.

El viejo manos de tijera


Uno de los mayores riesgos en la adaptación de una novela al cine es la redundancia de la imagen respecto de la palabra. ¿Cuál es la clave para evitarlo?

Es en el montaje donde se evidencia lo redundante, porque una novela puede describir en el texto el color de los ojos de una persona para sugerir un sentimiento, remarcando la intensidad de ese color. Pero en el cine cada cuadro es una reinstalación, por ejemplo, de los ojos azules de Paul Newman. Los ves en un cuadro de imagen, pero el montaje nos recuerda veinticuatro veces por segundo cuán azules son. Eso permite saber hasta dónde mostrar esos ojos tratando de que ese metraje coincida con el sentimiento escrito en la obra.

¿Cómo fue el caso de El paciente inglés, la novela de Michael Ondaatje?

El proceso de adaptación de una novela es muy cercano al trabajo de un traductor. El pasaje del guión al film también implica una traducción de las palabras del texto pero al lenguaje de la imagen. Cuando se realiza una traducción, puede ser literal o convertir seis palabras en algo mucho más alusivo. En El paciente inglés , los personajes de Juliette Binoche y Ralph Fiennes llegan al monasterio, ella le convida una fruta y él dice que fue “ciruela, ciruela”. Esto no tiene sentido, pero significa que era una experiencia intensa. El problema en el film era cómo transmitir esa intensidad; entonces trabajamos con un plano muy cercano de sus labios, con la sensualidad de la fruta y, simultáneamente, proveniente de otro monasterio alejado, el sonido dulce de unas campanadas. La combinación de ese sonido y esa imagen produce en la audiencia una sensación análoga o que se puede asociar a lo agradable al igual que, después de un largo día, les ocurre a nuestros protagonistas con ese pedazo de fruta. En la película toda la banda sonora hasta ese punto está dominada por elementos mecánicos, como sonidos de aeroplanos, choques, bombas, disparos, y ahí, por primera vez, se escucha, luego de un silencio, un sonido dulce en el momento de morder la fruta.

¿A partir de qué momento el sonidista pasa a denominarse diseñador de sonido?

Fue en 1979, con Apocalypse Now . La denominación “diseñador de sonido” vino de la mano de un nuevo sistema de sonido que debía manejarse con cuidado para no sobrecargar al espectador. Luego Coppola y George Lucas creyeron conveniente que una persona fuera responsable del sonido del film de igual forma que un director de fotografía lo es de la imagen. Hasta la década del 60 los sonidistas ponían todos los planos sonoros “en foco”, como si en fotografía no pudiéramos seleccionar una distancia. Todo sonaba igual. El eco permitió brindarnos graduaciones y añadir tensión emocional.

¿El rodaje de Apocalypse Now fue tan complejo como se cuenta?

Tres semanas antes de finalizar el rodaje, volví a mi isla de edición; mi asistente había sacado todas las cosas del cuarto y colocó un cartel en la puerta que decía “Biblioteca de la angustia olvidada”. Fue un parto doloroso y largo, con dos años de posproducción muy agotadores. Pero hubo momentos de dicha y alegría, por ejemplo, asociar la idea de los helicópteros con la imagen visual de los ventiladores de techo. Recuerdo que cuando me sumé a la película, había otros editores y, terminada la filmación, uno se peleó con Francis y se fue con la parte final de la película. Le mandaba un sobre con cenizas cada día, pero por suerte después se reconciliaron.

Un tema inevitable es su labor en las dos últimas partes de El Padrino

Algo muy interesante desde la perspectiva sonora es el momento en que Michael Corleone mata a Sollozzo y McCluskey en El Padrino II . Francis había encargado la música a Nino Rota y la idea era emplearla después del asesinato, en el momento en que Michael tira el arma. Era importante, teniendo en cuenta la decisión de Coppola, que no hubiera música antes. Pero era una escena muy larga en italiano y era fundamental que el espectador tuviera idea de la acción a través del lenguaje corporal, del ambiente y del tono de voz pero no de las palabras. Ideamos poner el sonido de un subte que pasaba, o el chirrido de sus ruedas al tomar una curva, hasta el momento del disparo, para crear clima. Sorprendentemente, un mafioso que había ejecutado a 19 personas dijo en un reportaje que Mario Puzo era miembro de la mafia porque ésos eran los sonidos que él había sentido cuando mató a alguien por primera vez. Confundía el trabajo de la película con la obra de Puzo. Mucho se ha dicho del grito final de El Padrino III , cuando asesinan a la hija de Michael a la salida de la ópera. Cuando estás días y días escuchando el material, y se repite una y otra vez, puede fastidiarte y simplemente apagamos el sonido al momento de hacer la mezcla. Nos gustó cómo quedaba y se lo mostramos a Francis. …el dijo: “OK, buen trabajo”. Eso fue todo.

Walter Murch: Diseñador de sonido - Montajista. Responsable de obras maestras como "La conversación" , "El Padrino II y III" , "Apocalypse Now", "El paciente inglés", "La insoportable levedad del ser" y "El talentoso Mr. Ripley".
.

lunes, 27 de julio de 2009

House MD - Season 6: el doctor en tratamiento


House M.D. se convertió en la serie popular del mundo. Lo consiguió. El capítulo final de su última temporada fue el más visto por la televisión americana. Es por ello que la cadena FOX ya lanzó el primer spot promocional de lo que se va a ver a partir del 21 de septiembre en Estados Unidos. Seguramente, un estreno que signifique un suceso televisivo a nivel mundial.

El avance es prometedor, confirmando un capítulo de 2 horas, donde vemos al irreverente personaje de Hugh Laurie como paciente, ya que está internado en un hospital psiquiátrico.




Sí, ya sé, la música es de puta madre, pero de "Elbow" voy a hablar en otro post
.

sábado, 25 de julio de 2009

TRON Legacy: esas motos que van a mil


La Comic Con, la conferencia sobre cómics más importante del mundo, está en plena efervescencia y la red se inunda de noticias relacionadas con el evento.

Después de la presentación de James Cameron y los anuncios sobre Avatar, ahora se suma el avance de TRON Legacy, una suerte de continuación o "actualización" de la película de principios de los 80, donde un hacker era prácticamente digitalizado y obligado a participar en una especie de torneo, del que sólo saldría con vida con la ayuda de un software de seguridad.

Atención: se recomienda ver con una un pañuelo en mano, porque este avance te va a hacer babear el terclado.



Vía: Bloga Cine

.

viernes, 24 de julio de 2009

El hijo del viento


¿Por qué se afeitan su cuerpo los altetas?

Los ingenieros, mediante la física aplicada al deporte, han demostrado que el viento, como así también el agua, crean resistencia en el avance de los atletas, aminorando considerablemente su marcha. Es por ello que recomiendan el rasurado de vellos en busca de una mayor aerodinamia corporal.

Sin embargo, existen pruebas concluyentes de un hombre de blonda y nutrida cabellera que desafió las leyes de la física para convertirse en... El Hijo del Viento.

Soy tu fan!!!


El mundo está lleno de fanáticos. Los hay por todas partes, embanderados bajo símbolos o colores que les otorgan una identidad y pertenencia. Y quizás sea el cine quien mayores adeptos a este grupo ha sumado. Desde hace un tiempo a esta parte, los espectadores y muchos profesionales de la industria audiovisual tomaron la determinación de ser ellos quienes escriban las historias de sus héroes o estandartes. De esta manera surge un movimiento estético llamado "Fan Films".

Personas con claras intenciones, predisposición, ideas y algo de dinero, se encargan de realizar cortometrajes o trailers de películas que nunca existieron ni van a existir; historias que se agotan en sí mismas pero que sobreviven en sostén de una promesa incumplida.

Con la revolución digital, internet, y sitios como Youtube o Vimeo, entre tantos otros, este "subgénero" ha proliferado. Gran cantidad de películas son subidas y promocionadas en la net con el único propósito de saciar el deseo de los fanáticos. Sin embargo, existen producciones de muy buena factura a cargo de realizadores que no sólo rinden homenaje, sino que dan muestra de su talento.

Este es el caso de Sandy Corolla, un publicitario que se despacho con "Batman dead end" (subtitulado), a mi juicio de lo mejor de este sub sub sub género, donde el caballero nocturno enfrenta a unos bichos de pelis conocidas.


Jugando a las muñecas


En 1963, Alfred Hitchcock estrenó una película que el tiempo convertiría en clásico: "The Birds" (Los pájaros) . En ella, un grupo gigantesco de aves ataca a una pequeña villa de la costa americana, sometiendo a sus habitantes al encierro.
Una de las escenas más recordadas del film es el ataque al colegio del poblado, donde la protagonista Melanie Daniels, interpretada por Tippi Hedren, huye aterrada por las calles de Bodega Bay buscando un refugio donde guarecerse.

Celebrando el 45º aniversario de la película, Barbie doll editó un modelo a escala de Melanie Daniels acosada por un trío de cuervos.
Quien diría que a esta altura de mi vida iba a querer una Barbie.
.

jueves, 23 de julio de 2009

El genio creativo

Jim Flora
...Cada uno de mis libros me ha matado un poco más...
Norman Mailer

Elizabeth Gilbert
es una escritora estadounidense (novelista, ensayista, biógrafa) sumamente popular por estos tiempos. Su último libro "Comer, rezar, amar" es bestseller absoluto a nivel mundial y Paramount Pictures se hizo de los derechos para hacer una película que estaría protagonizada por Julia Roberts.


En su presentación en TED, Elizabeth Gilbert habla sobre la creatividad, el éxito y la enorme carga psicológica y emocional que esto conlleva. Se pregunta ¿cómo hacer para convivir con el miedo de no poder crear en el futuro algo mejor que este libro?

En general, pensamos en los grandes creadores como gente con fuertes desequilibrios emocionales. Muchas mentes creativas murieron jóvenes y unas cuantas por su propia mano. Relacionamos sufrimiento con creación artística. A raíz de esto, Gilbert se pregunta si es necesario que así sea.
Para evitar el "fantasma" del fracaso y la desepción, propone inspirarnos en nuestra historia.

En la Roma y la Grecia antiguas se creía que la creatividad no era del individuo sino que provenía de un ente externo y desconocido. Los romanos los llamaban “el genio”. Es decir que “el genio” no era el artista, sino algo que le llegaba (a veces) al artista. De esta manera estás protegido de los resultados de tu trabajo. El genio te protege del narcisismo: si tu trabajo es brillante, vos no tenés todo el mérito. También te protege tu autoestima: si tu trabajo no recibe reconocimiento, no es sólo tu culpa…

Después vino el Renacimiento y pusimos al individuo en el centro: la creatividad pasó a depender del artista. A partir de este momento empezamos a decir que cierto artista “es un genio” en lugar de decir “tiene un genio”. ¡Esto es mucha responsabilidad para asignar a una sola persona!...

Elizabeth Gilbert cree que esta presión ha matado a nuestros artistas en los últimos 500 años.

Con nuestra mentalidad racional actual, es imposible volver al modelo antiguo de Roma y Grecia. Sin embargo, las experiencias de creatividad no se asocian a procesos mentales racionales. Muchos artistas describen los procesos creativos como inspiración de una fuente que no pueden identificar, pero que creen externa a sí mismos.

Si pensamos que “el genio” (inspiración, musa, o como quieran llamarlo) no somos nosotros, la vida del artista puede ser mucho mejor. El principal mensaje de Elizabeth Gilbert es: …“hacé tu trabajo y aprovechá cuando viene el genio”…

Existe una constante tensión entre nuestra mente racional (hemisferio izquierdo) y nuestros impulsos emocionlaes (hemisferio derecho) , que pueden conducirnos de "la creatividad a locura" o de "la locura a creatividad". En la historia de la humanidad abundan los ejemplos.

Nuestro ego suele causarnos problemas, y muchos. Creer que el genio no nos pertenece es una forma muy efectiva de disminuirlo.

Vía: miles de ideas




.

La evolución de los medios

El periodista Daniel Arcucci comenta y repasa su experiencia en coberturas de mundiales para medios gráficos, desde Mexico 1986 hasta Alemania 2006, mostrando todos los aparatos utilizados para transmitir el mismo mensaje, partiendo de la escritura en una vieja Olivetti al periodismo vía Twitter.
Un video práctico para quienes temen al avance de los nuevos medios y que sirve, además, para entender como todo a nuestro alrededor se transforma.

Vía: canchallena.com


  • La imaginación es más importante que el conocimiento
  • Lo único que interfiere con mi aprendizaje es mi educación
  • Dos cosas son infinitas: el universo y la estupidez humana; y no estoy muy seguro acerca del universo
  • Quisiera conocer los pensamientos de Dios; el resto son detalles
  • Lo más difícil del mundo es entender el impuesto a las ganancias
  • La realidad es una mera ilusión, aunque una muy persistente
  • Una persona comienza a vivir, cuando puede vivir fuera de sí mismo
  • Estoy convencido que él (dios) no juega a los dados
  • Nunca pienso en el futuro. Viene suficientemente temprano
  • La ciencia sin la religión es plana. La religión sin la ciencia es ciega
  • Quien no ha cometido nunca un error, nunca ha tratado nada nuevo
  • Los grandes espíritus han encontrado siempre una oposición violenta de la mediocridad.
  • Todo debe hacerse en la forma más sencilla posible, pero no la más fácil
  • La ciencia es maravillosa si uno no tiene que ganarse la vida con ella
  • El secreto de la creatividad es saber esconder las fuentes de recursos
  • El progreso tecnológico es como un hacha en manos de un criminal patológico
  • Lo más incomprensible acerca del mundo es que éste es comprensible
  • No podemos solucionar problemas usando el mismo razonamiento que usamos cuando los creamos
  • Lo importante es no pararse a cuestionarse. La curiosidad tiene su propia razón de ser
  • En cuanto a lo que a realidad se refieren las leyes matemáticas, no son ciertas. Con respecto a su certeza, no son reales
  • Quien se considera a sí mismo como un juez de la verdad y el conocimiento, es destruído por la risa de los dioses
  • No sé con qué armas se llevará a cabo la III Guerra mundial. Pero sé que la IV será con piedras y palitos
  • Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas.
  • Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.
  • La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.
  • Comienza a manifestarse la madurez cuando sentimos que nuestra preocupación es mayor por los demás que por nosotros mismos.
  • Uno de los más fuertes motivos que llevan al hombre al arte y a las ciencias es escapar de la vida cotidiana, con su crudeza y los miedos de sus propios deseos. Una naturaleza sabia que desea escapar de la vida personal al mundo del pensamiento y la percepción objetiva
  • La experiencia más bonita que podemos tener es el misterio. Es la fuente de todo el arte verdadero y la ciencia real. Aquel para quien esta emoción es extraña, que no se puede detener por un momento a contemplar y quedarse absorto en el vacío, es tan bueno como la muerte, sus ojos están cerrados.
Albert Einstein
Físico - Científico
Una mente brillante
.

Raging Bull


Después de su desvinculación del Diario Crítica, su paso por la radio y la TV de aire, Jorge Lanata parece haber encontrado otro lugar desde donde ejercer su periodismo serio, creíble, irónico e independiente.
Su nuevo programa "Después de todo" (DDT) se emite de lunes a viernes por el canal 26, a partir de las 21:30hs. Pero para aquellos que no puedan verlo (por diferentes motivos), en su sitio de internet, jorgelanata.com, suben todos los programas del ciclo.

El "Toro Salvaje" sigue dando pelea.

.

miércoles, 22 de julio de 2009

El Flaco, Gardel de oro

Luis Alberto Spinetta fue distinguido por la Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas (CAPIF) con el premio Gardel de Oro por su último disco "Un mañana". El flaco estuvo entre los más premiados (5 estatuillas) junto a Pedro Aznar (3 estatuillas), mientras que Cacho Castaña fue distinguido con el premio especial a la Trayectoria y Los Fabulosos Cadillacs fueron elegidos como Personalidad del Año 2008.

Vía: Rolling Stone - Premios Gardel 2009

Black & White: Monica Bellucci

.

F.F.Coppola: reflexiones sobre Tetro y su carrera


En la pasada edición del Festival de Cannes, Francis Ford Coppola aprovechó el estreno de "Tetro" para referirse a la crítica, la industria y su carrera.

...Claro, soy consciente que una historia como esta no significa nada en tiempos de crisis para la crítica o el "infotainment" desatado (información + entretenimiento)...

Sin embargo, la indiferencia de la crítica no le impide a Coppola poner por escrito sus reflexiones en cada una de sus películas. Además, habla sobre su carrera como autor y sobre sus temores ante su posible falta de talento

...Desde joven, quería escribir historias. Al principio me imaginaba como dramaturgo, y a los 17 años gané una beca en Dramaturgia y estudié Arte Dramático en la Universidad. Pero creo que a esa edad las habilidades críticas están más desarrolladas que la creatividad, así que me sentí desolado por mi falta de talento. Me convertí en el “tipo técnico” para las producciones universitarias y al trabajar con los técnicos allí arriba colocando las luces del teatro miraba al director abajo trabajando con los actores y pensé: “Yo puedo hacer eso”...

...Mi cambio a la dirección fue un éxito y enseguida me convertí en el director más reclamado de la Universidad de Hofstra. Pero el triunfo no aliviaba el dolor que yo sentía por mi falta de talento como escritor. Posteriormente y después de ver la película muda “Octubre” de Sergei Eisenstein, decidí cambir de actividad y solicité una plaza en la Escuela de Cine de la Universidad de California en Los Ángeles y comencé un Máster en Cine....

El realizador también hizo alusión a su larga ausencia de las pantallas:

...Con el paso del tiempo, bien porque cambié yo o cambió ‘la industria del cine’, llegué a cuestionarme el deseo de seguir y no hice ninguna película durante muchos años. Por supuesto que me di cuenta que las películas tienen que ser entretenidas, igual que las obras de teatro, pero me echaba atrás que las películas fueran siempre iguales, con una gran falta de aventura y una cantidad ingente de remakes y segundas y terceras partes –basadas en películas antiguas, los cómics, hasta los programas de televisión. O en el mundo de los editoriales, parecía que no había novelas nuevas, tan sólo nuevos ‘bestsellers.’ Estaba claro que las cosas habían cambiado y no acababa de encontrar mi lugar. Tampoco tenía mucha idea de cómo financiar ni distribuir la clase de películas que quería hacer, aunque lograra reunir los recursos necesarios para seguir escribiendo...

Francis Ford Coppola: Guionista, Director y Productor cinematográfico. Maestro del 7º Arte. Autor de "La conversación"; "El Padrino I, II y III"; "Apocalypse Now" y "Drácula", entre otros clásicos de la historia del cine.
.

Seinfeld contra los fetiches del iPhone y Blackberry

Jerry Seinfeld se despacha contra los usuarios de iPhone y Blackberry en el programa de Conan O'Brien - "Late Night".



Vía: malas palabras
.

martes, 21 de julio de 2009

Déjà vu

Ya se puede escuchar Déjà vu (click en título), el primer corte del nuevo disco de Gustavo Cerati - "Fuerza Natural"

...tanto pediste retener
ese momento de placer
antes de que sea tarde
vuelve la misma sensación
esta canción ya se escribió
hasta el mínimo detalle...
.

Aprender haciendo cine


...el resultado de las escuelas de cine es una generación de chicos ricos que no saben contar y viven al filo de la frivolidad....
...mi única formación fue haber visto mucho cine. Después se trata de discutir con los que ponen el dinero. A mí me encanta triunfar en una charla laboral. Y está bien así, cada uno hace su parte...

¿Qué parte le toca a cada uno?


Los productores son tipos que laburan y, si es necesario, se cargan al hombro un producto y salen a publicitario ellos mismos. Y eso es lo mismo que ocurre en cualquier otra situación. Si yo me pongo en el plan de construir una casa, le pago a un arquitecto para que lo haga. No tengo que saber hacerla yo, necesariamente. No importa si sé sobre cómo poner ladrillos o hacer un cimiento. Lo mismo pasa en el cine: el productor no debe saber cuál es el mejor encuadre o el mejor argumento. Incluso, es mejor que no intente saberlo. Lo importante es darse cuenta de dónde estás parado para pedir más o pedir menos de lo que te ofrecen.

¿Y usted sabe hacerlo?


No siempre. O no siempre sale bien. En ocasiones uno tiene la impunidad del éxito. Pero eso ocurre muy de vez en cuando. De hecho, muchas veces te cansás de hacer cosas que no te gustan. Y esto pasa porque para mí el cine es un oficio del que trato de vivir. Pero la fórmula no falla; si algo no me gusta y solo lo hago porque preciso la plata, suele generarme muchos problemas de más.

¿Se considera exitoso?


No sé. Si lo mido parla industria del cine, debo reconocer que la suma de espectadores que vieron mis películas no les llega a los talones a “Nueve reinas”. Después, en lo que se refiere a mí, estoy enamorado de todas mis películas. Pasa que para mí el éxito no tiene que ver con la cantidad de espectadores o con lo que digan los críticos.

¿Qué lo atrae de los géneros?

Es mi fuente dentro del cine. De hecho, me metí en el cine para hacer películas de género: policiales, terror, ciencia ficción. Tengo una película de ciencia ficción en carpeta donde el país es gobernado por tres Ministerios: el de Salud, el del Interior y l de Economía. Ojalá en algún momento pueda filmarla.

¿Qué le dejaron sus incursiones televisivas?


Me hice más conocido con Tumberos. La televisión te hace conocido en un mínimo de tiempo. Después, me vi envuelto en un gran despelote, con Disputas, donde todo el mundo quería meterse y darle la línea a la historia. Pero, en general, me gusta trabajar en televisión siempre que pueda hacer lo que quiera.

¿Cómo ve el panorama del cine argentino?


La verdad, reivindico el cine como oficio, no como profesión. A directores como Leopoldo Torre Nilsson, Lucas Demare, Daniel Tinayre, Leonardo Favio. Eran tipos de trabajo, del oficio. Me siento muy identificado con ellos porque entraron al cine sin pedir permiso, sin estudiar. Y a la vez teniendo la mejor escuela, que es el trabajo. Igual es cierto que uno mira a los directores por la postura que tienen frente al cine, pero termina juzgando las películas.

¿Por qué no lo reivindica como profesión?


No es que no lo haga, es que, en rigor, no existe esta profesión en la Argentina. Si uno se anota en la AFIP en el formulario tiene que poner productor de cine porque la profesión de director no existe. Es así de simple, en nuestro país este oficio no se perdona.

¿Tampoco a las nuevas generaciones como la suya? ¿Cómo ve a estas nuevas generaciones?


Bueno, en mi caso primero estuve rindiendo examen, al menos conmigo mismo, hasta Crónica de una fuga. Sentía que tenía una asignatura pendiente.

¿Y después qué pasó?


Creo que aprendí a soltarme, a preocuparme menos por cómo le va a la película o que dicen las críticas. Lo que hago es tratar, en la medida que puedo, de ser honesto a la hora de filmar, algo que en este país no se respeta mucho.

Sigue sin contestarme sobre las nuevas generaciones…

Es que no sé demasiado. Creo que las escuelas son una opción, una manera de aprender diferente a la mía. De las escuelas ha salido gente interesante como Bruno Stagnaro o Pablo Trapero. Pero creo que es mejor el cine como oficio. Lo malo en las escuelas es que te cortan la libertad de imaginar. Te muestran una bocha de películas que no sé si todo el mundo entiende, te cargan de información. Y lo peor: no ven cine argentino, lo que es un disparate. Los pibes se mueren pasando una y otra vez el DVD de Quentin Tarantino y no se dan cuenta de que se trata de un mal reciclador de las películas que vio cuando era joven. Y el resultado es una generación de chicos ricos que tenían tristeza de pequeños y ahora crecieron. Con la mala fortuna que muchos decidieron hacer cine. Entonces no saben qué contar, son apáticos y viven al filo de la frivolidad, como si filmar fuera una terapia o una catarsis.

¿Se considera dentro o fuera del cine argentino?


Al principio me sentía un francotirador por los lugares en los que me movía. Pero ahora me siento muy director. Me parece que tengo la autoridad como para hablar sobre este tema. Lo maravilloso del cine, y que se emparienta con el fútbol, es que no gana uno solo. A mí no me gusta decir “mi película” sino “nuestra película”. Una película o un trabajo televisivo no tienen un solo dueño. Esa es otra de las malas enseñanzas de las escuelas de cine. Igual, pensando así y todo, no faltaron los que me llamaron careta y vendido cuando hice televisión.

¿Y usted cree que se vendió a la televisión?

No, de ninguna manera. Es cierto que todos nos estamos vendiendo todo el tiempo, todos vivimos en este mundo.

Israel Adrián Caetano
: Director de Cine y Tv. Realizador de "Pizza, birra, faso"; "Bolivia"; "Un oso rojo"; "Crónica de una fuga" y "Caudillo", entre otras. Director de las series televisivas "Disputas" y "Tumbreos".

.

Los refutadores de leyendas: "la pelota no dobla"


¿Es verdad que en la altura la pelota no dobla?

En realidad, la frase tendría que ser la pelota no hace comba. Comba es el movimiento no lineal que hace la pelota al desplazarse a través del aire. Se llama efecto Magnus, en honor del químico alemán Heinrich Magnus (1802-1870) que lo describió en 1853. Pero no es cierto que la pelota no haga comba, sino que, debido a la menor densidad del aire, el efecto es más leve. Por eso, en la altura, la pelota tiende a continuar en línea recta.

Martín De Ambrosio - extracto del libro "El deportista científico"
.

...El cine confiere una especie de espúrea eternidad.
Cada película depende de todas las demás y conduce a las demás.
El cine era una novedad, un juguete científico, hasta que produjo
una serie de obras, las suficientes para crear otro mundo intermitente,
una poderosa, infinita mitología en la que sumergirse a voluntad...


James Douglas Morrison
Cantante - Poeta - Chamán
"El rey Lagarto"
.

It's only rock & roll (but I like it )


...fue el Rock and Roll lo que me salvó la vida, absolutamente. Al menos, me dio el impulso de buscar la vida. Fue a la edad de doce o catorce años, fue la primera cosa no heredada que comencé a apreciar, como muchos otros. No había nadie que me enseñase a quererlo. Al contrario, más de uno quería inducirme a despreciarlo, marcándome su nocividad y mal gusto. Más o menos ocurría así con todos. En cierto sentido, el rock and roll me empujó hacia todo, inclusive a hacer cine. Sin él hoy acaso sería abogado. Y como otros tantos sería algo distinto de lo que son...

Wim Wenders

La cadena televisiva VH1 emitió hace unos años un fantástico documental realizado por la BBC de Londres titulado "Seven Ages of Rock".
A lo largo de siete capítulos, el documental indaga las diferentes etapas de la historia de éste género que ya tiene más de cincuenta años de vida. Polémico por su contenido (apenas esbozan la importancia de Los Beatles, por ejemplo), el documental no sólo repasa cronológicamente la historia, sino que intenta abordar cada etapa a partir de su génesis, desarrollo y proyección. Los episodios están divididos en diferentes temáticas que sirven como punto de partida, apoyados en un fabuloso material de archivo y relatado por sus propios protagonistas, construyendo así cada una de las historias.

A pesar de las numerosas predicciones que dicen que “el rock ha muerto”, la serie concluye mostrando al género en uno de sus estadios más saludables. Las inmensas convocatorias, masividad y auge de los festivales actuales, y las bandas de más reciente formación, dan cuenta de una rica y nueva escena actual, con una sólida herencia del pasado, creando un vibrante y promisorio legado futuro.

A partir del Jueves 23, a las 23 hs, VH1 repetirá los capítulos de "Seven age of Rock" a lo largo del mes de Julio.

Volver a ver a las distintas bandas que son parte de éstas historias y escuchar sus canciones, genera en el espectador (por lo menos en mí), una sensación de plenitud que transporta a momentos juveniles de honda felicidad.
Ay, cuánto amaba el Rock !!! Quizás, la semilla de la rebeldía, germinó a con el primer riff de guitarra.
.

lunes, 20 de julio de 2009

Moonfire: a 40 años de la conquista lunar


…Todo el mundo se preparó para presenciar el gran final de la semana más grande desde el nacimiento de Jesucristo. (...) La nave espacial, tras haber dado la vuelta a la Luna e ido de nuevo en torno a su parte posterior, comenzaría el frenazo inicial para el descenso, quedando entonces interrumpidas las comunicaciones por radio. Una hora más tarde comenzaría a su vez la combustión final para el descenso final.

…A cosa de 384.000 kilómetros de distancia, después de 10 años de preparativos y entrenamientos, mil experimentos y un millón de piezas, 25.000 millones de dólares y un maremágnum de maquinaria, se preparaban para entrar por el embudo de un acontecimiento histórico cuya importancia podría llegar a igualar a la de la muerte, y los periodistas que interpretarían esta información para los lectores del mundo entero estaban ahora agitándose en cortés, aunque creciente, atención, entre las serenas y crípticas voces tecnológicas que llegaban zumbando de la televisión. ¿Es así también la experiencia de estar a punto de nacer? ¿Esperaba uno en una estancia moderna, entre extraños, mientras se iban anunciando números?: "Alma número 77-48-16, lista, pase a la zona CX, será concebida a las 16.04 horas".

-Houston, aquí la base de la Tranquilidad. El águila ha aterrizado.

Era la voz de Armstrong, la voz serena del muchacho más estupendo del pueblo, el que lo saca a uno del mar cuando se está ahogando y se aleja corriendo antes de que pueda uno ofrecerle una recompensa. El águila ha aterrizado: lo oyó la prensa. Todos prorrumpieron en aplausos. Era ese tipo de aplausos que se solían oír en los cines abarrotados de gente de los años treinta, cuando la película llegaba al final y se oía al médico decirle a la estrella que sobreviviría a la operación. Entonces se inició un pequeño caos: algunos de los periodistas salieron corriendo del cuarto. ¿Tratarían de hacer creer que tenían que telefonear a la redacción? Otros se hablaban casi incoherentemente, y otros seguían escuchando el altavoz, que continuaba al servicio de la tecnología...

…Según el programa, aquella noche, bastante después de las doce, iba a comenzar el paseo lunar, por lo que mucha gente se había puesto de acuerdo para ver la cosa juntos. Pero los astronautas, lo que no es de extrañar, no estaban de humor para dormir; por eso la hora del paseo lunar fue cambiada y se convino que sería a las ocho de la tarde. A pesar de todo, esta vez los astronautas llegaron con retraso.

. …Esperando en el salón de cine, los periodistas se encontraban en un curioso estado de celebración mezclada de irritación. Era difícil, realmente, no sentirse víctimas de una tomadura de pelo. Ellos eran periodistas, no críticos de cine, y esta noche iban a tomar notas sobre acontecimientos que transcurrirían en una pantalla cinematográfica. Claro es que por fin tendrían ante los ojos el gran final de días de un trabajo periodístico sumamente difícil, pero en cierto modo era como si el sistema nervioso de uno hubiera sido confiscado y la última sacudida de un ataque de nervios fuera a tener lugar en una alcoba ajena. (…) Pasaron unos pocos minutos. La impaciencia se cernía en el aire. Luego se oyó un sonoro vítor al aparecer una escena en la pantalla. Era una escena cabeza abajo, cegadora por el contraste e incomprensiblemente el mismo caleidoscopio de luz y sombra que ven los niños en el primer momento, justo antes de que les llegue a los ojos el nitrato de plata. Luego se vieron reajustes y movimientos en la imagen, una enorme nube negra que acabó concretándose en la forma de Armstrong bajando por la escala, una confusión de objetos, una vaga e informe visión de un troglodita con una tremenda giba en la espalda(…) Armstrong apareció en tierra. Nadie le oyó bien del todo decir:

-Este es un pequeño paso para un hombre, pero una zancada gigantesca para la humanidad.

Ni tampoco le vio nadie dar el paso en cuestión. La imagen televisada que apareció en la pantalla era bella, pero seguía siendo tan maravillosamente abstracta como las ramas de un árbol o como un cuadro de Franz Kline a base de vigas negras contra un fondo blanco. A pesar de todo, se oyeron vítores y como una oleada de extraordinaria percepción y conciencia. Era como si el auditorio sintiera una compenetración inesperada con lo sepulcral, como si un horrible estuviera descendiendo, paso a paso, latido de corazón a decreciente latido de corazón, hacia el reino del mismo rey de la muerte, y estuviera informando, poco a poco, de lo que sus sentidos le revelaban. Había desaparecido el ambiente de irritación, y Armstrong ahora estaba describiendo la sustancia fina y como polvo que cubría la superficie:

-Veo las huellas de mis botas y los pasos en las partículas finas como arena.

¿Era ése el poder que acechaba detrás de la fuerza que en este siglo había dado la victoria a la tecnología? ¿Que la tecnología, por lo menos, era una fuerza que intentaba obtener respuestas a preguntas que pasaban por no tener respuesta posible?

…Cuando se izó la bandera norteamericana en la Luna, los periodistas aplaudieron. El aplauso continuó, se hizo más fuerte; pronto se pondrían todos en pie para tributar a la imagen de la bandera una ovación en toda regla (…) Una sociedad reductiva estaba contemplando lo irreducible. Pero lo irreducible estaba siendo presentado de manera técnicamente imperfecta. Y de eso sí que podían reírse. Y se volvieron a reír una y otra vez. Hubo momentos en que Armstrong y Aldrin podrían haber sido ni más ni menos que Stan Laurel y Oliver Hardy vestidos de astronautas...

Sí, la Luna estaba ante ellos, tan visible, por fin, como la tierra del horizonte en las noches de media luz interminable de un verano norteño, el satélite de la Tierra, cuerpo sumamente misterioso, único en el sistema solar, una Luna cuyas propiedades y dimensiones resistían todas las categorías de clasificación entre planeta y satélite, esa Luna cuyos orígenes seguían siendo un misterio(…) Sí, estudiar la Luna era suficiente para inducir en uno un curioso pensamiento, porque la Luna era un fenómeno, la Luna era una voz que no hablaba, una historia cuya extensión, completamente revelada, era, así y todo, incapaz de dar respuestas: toda propiedad de la Luna resultaba una prueba contraria a ideas anteriores sobre su propiedad. Sí, la Luna era un centrífugo del sueño, acelerando toda idea nueva hasta la incandescencia misma. Hay que contener el aliento cuando se mira la Luna...
Norman Mailer - extracto del libro "Moonfire"
.

sábado, 18 de julio de 2009

Déjenme inventar

Takashi Murakami

Todos los niños nacen artistas.
El desafío es mantenerse artista a medida que uno crece.
Pablo Picasso

En el año 2006, Sir Ken Robinson (gurú y líder mundial en el desarrollo de la creatividad, innovación y recursos humanos) dio una charla magistral, con gran sentido del humor, sobre la creatividad el talento y la educación.

¿La educación ahoga y margina el talento? ¿Las escuelas matan la creatividad? Estos son los puntos de ataque sobre los que se cimenta su presentación.
Dejando lo lado esa falsa idea que el talento es propiedad exclusiva de un puñado de privilegiados, Robinson augura que todos poseemos "un talento", pero el punto de inflexión se encuentra cuando se descubren aptitudes naturales y se alientan activamente. Y, sobre todo, Cuando se ama lo que se hace.

En base al tema, Ken Robinson acaba de escribir un libro llamado “Epifanía”, en el que describe cómo gente famosa, y no tan famosa, descubrió sus fortalezas y su pasión en la vida.

En su exposición plantea:

  • Dada la incertidumbre respecto al futuro, la creatividad es una de las principales capacidades que tenemos que desarrollar en nuestros chicos.
  • El sistema educativo actual se formó para cubrir las necesidades de la industrialización: su foco principal es aprender matemática y lengua. La creatividad y las artes no están entre las prioridades. En ningún lugar del mundo enseñamos danza con la importancia que enseñamos matemática y lengua.
  • En nuestro sistema equivocarse está mal. Los chicos más chicos no tienen miedo a equivocarse, pero de a poco se lo vamos inculcando. Permitirse estar equivocado no es condición suficiente para ser creativo, ¡pero sí es condición necesaria!
  • Nuestra definición (implícita o explícita) de la inteligencia está mal. La inteligencia es diversa (todos los sentidos en juego, movimiento, abstracción), dinámica (interacción, creación, distintas formas de ver las cosas), y única (cada persona tiene sus fortalezas; hay que descubrirlas y potenciarlas).
  • Tenemos que desarrollar una nueva “ecología humana”. Tenemos que cambiar nuestra concepción de la capacidad humana y alinear al sistema educativo.

Además, Ken Robinson cuenta dos historias interesantes que ejemplifican e ilustran su presentación.

Historia 1
Una nena de 6 años está en la clase de dibujo. La maestra se quejaba que esta nena no prestaba atención en las clases, excepto en la de dibujo. La maestra se le acercó y le preguntó:

- ¿Qué estás dibujando?
- Estoy dibujando a Dios - contestó la nena.
- Pero nadie sabe cómo es Dios.
- Enseguida se van a enterar.

Historia 2
Gillian Lynne es una de las coreógrafas más exitosas de los últimos años (entre otras cosas hizo las coreografías de Cats y del Fantasma de la Ópera). Cuando era chica, tenía problemas de conducta en el colegio. La madre la llevó a ver a un doctor. Después de escuchar la descripción que le hizo la madre de todos los problemas que Gillian tenía en el colegio, el doctor le dijo a Gillian que tenía que hablar en privado con su madre y la dejaron sola por unos minutos. Al salir del consultorio, el doctor encendió la radio que tenía sobre su escritorio y le dijo a la madre que espiara lo que hacía Gillian. Tan pronto como la madre y el doctor dejaron la sala, Gillian se puso de pie y empezó a moverse al ritmo de la música. Después de unos minutos el doctor le dijo a la madre: “Gillian no está enferma. Gillian es una bailarina.”
La llevaron a una escuela de danzas y ahí se encontró con otra gente que no podía quedarse quieta; gente que para pensar tenía que moverse. Luego forjó una exitosa carrera.

Gillian tuvo suerte porque la vio un buen médico. A la mayoría de la gente con el cuadro de Gillian se le diagnostica ADD (”attention deficit disorder” o ”trastorno de déficil de atención”) y se la medica.


En su blog "Miles de ideas", Gerry Garbulsky se pregunta al respecto.

...¿Cómo sería un sistema educativo en el que se privilegia el desarrollo de la creatividad? ¿Cómo haríamos para evaluar a los alumnos para fomentarla? O quizá, la idea de tener que evaluar a los alumnos sea ya una falla fatal...

...Para los que ya pasamos por el sistema educativo y nos damos cuenta que no somos tan creativos como podríamos, ¿qué tenemos que desaprender? ¿Cómo lo hacemos?...

...Quizá esta falla del sistema educativo sea una de las cosas que en 50 años vamos a ver como una gran aberración de un pasado negro. Algo así como hoy vemos la reacción de la iglesia frente a la evidencia de Galileo...

Ken Robinson nos plante pensar de otra forma, o por lo menos ser tolerantes con lo diferente. El talento es un recurso humano que no siempre suele estar en la superficie, sino que hay que sacarlos a la luz. Y para lograr que el talento aflore se tienen que dar las circunstancias. A su vez, es necesario potenciar la diversidad para autorrealizarnos, ya que el talento es diverso y no está restringido a unos ámbitos determinados.
Con ello Robinson no descarta la importancia de la educación, al contrario, reconoce que juega un papel fundamental, aunque no el único.
Como bien lo expresa, los niños de ahora van a hacer trabajos que todavía no están inventados. ¿O alguien imaginó hace 20 años, cuando algunos de nosotros eramos chicos, toda ésta revolución actual?

Para que el mundo prospere necesitamos pensar de forma creativa y entender los valores culturales. Entender que las ideas y la creatividad tiene un valor.

Vía: miles de ideas
.
.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails