jueves, 29 de octubre de 2009

Cassius Clay y su pose de combate


El escritor argentino Martín Kohan explora el recuerdo de un icono de lo 60. El boxeador norteamericano Cassius Clay es a los ojos del autor un exponente poderoso de la belleza humana.
Fuente Revista Ñ


…La belleza de lo apolíneo (equilibrio) que se impone a lo dionisíaco (desborde), al tiempo que se deja impregnar y vencer por él: el cuerpo del boxeador que espera el momento justo para golpear. La belleza está en la espera, en el cuerpo en espera, antes que en el golpe mismo: en la pose de combate más que en el combate en sí; en la contención de lo violento, que al contenerlo a la vez lo anuncia, más que en lo violento como tal. El golpe todavía no existe, pero ya existe: Apolo lo retiene, Dionisos se apresta a lanzarlo.
Todo el cuerpo del boxeador agazapado expresa esa tensión, esa belleza, esa espera. Todo el cuerpo la aloja y la expresa, pero en dos partes se intensifica particularmente, y allí prevalece: en los ojos que contemplan y calculan; en el brazo que se prepara y se mide. Esa mirada: los ojos inolvidablemente fijos de Carlos Monzón, los ojos inolvidablemente abiertos de Sugar Ray Leonard, los ojos inolvidablemente crueles de Pipino Cuevas, los ojos inolvidablemente fríos de Thomas Hearns.
Y el brazo, el brazo que va a golpear pero espera, se contiene, exhibe una promesa de lo fuerte que es tanto mejor que lo fuerte. El muro musculoso, los nervios como cables de acero, la falsa quietud, que es verdadera: el brazo derecho de Cassius Clay, por ejemplo, contenido en la sabia espera del irreemplazable momento justo. Y algo mejor aun: ese mismo brazo, contenido otra vez, feroz en su contención, después de haber asestado el golpe justo en el momento justo.
El rival ya está en el piso: si es mayo del año 65, se llama Sonny Liston. Tiene el nombre bordado en el pantalón y los cordones de las botas atados en un moño, y no hay nada más inútil que el amoroso cuidado de esos detalles ínfimos. En la cara de Clay explotan la rabia y la victoria evidente. El brazo derecho repite la curva del golpe, pero de un golpe que ya no puede ni debe darse. El brazo exhibe así todo su poder, la pura forma del vigor, justo cuando se queda sin objeto, justo cuando ya no hace falta porque acaba de obtenerlo todo.
Se trata de la belleza atlética, por supuesto, pero también de algo que aunque anide en ella la trasciende. Es una combinación inefable de fervor y compostura, capaz de hacer admirar en lo que se retiene el poder de lo que se suelta, y en el brillo de lo que se suelta el poder de lo que se retiene…

.

miércoles, 28 de octubre de 2009

Cómo hacer un filme exitoso


Para los guionistas que se devanan la cabeza pensando en como hacer un film exitoso, el realizador americano Preston Sturges nos acerca 11 reglas básicas para lograr un Hit cinematográfico.

1 - Una muchacha bonita es mejor que una fea

2 - Una pierna es mejor que un brazo

3 - Un dormitorio es mejor que una sala

4 - Una llegada es mejor que una partida

5 - Un nacimiento es mejor que una muerte

6 - Una persecución es mejor que una conversación

7 - Un perro es mejor que un paisaje

8 - Un gatito es mejor que un perro

9 - Un bebé es mejor que un gatito

10 - Un beso es mejor que un bebé

11 - Una caída de culo es mejor que todo lo anterior
.
.

martes, 27 de octubre de 2009

Taller de Guión: 11º Clase

Alejandro Ros

Módulo 8: Otros dispositivos técnicos para la ejecución.

Contenidos:
Códigos y pautas que aplica el guionista para producir el efecto dramático buscado. Narración que despierte, sostenga e incremente el interés del público.
Relación entre la reacción del personaje y el efecto con el espectador. Relación entre el contenido del relato y el efecto sobre el espectador. Empleo de la información y el ritmo narrativo. Tempo cinematográfico.
La Anticipación y la Sorpresa. Manejo de la expectativa y el juego de apariencias. El Suspenso. Su utilización como efecto dramático. La implantación o el sembrado de información. La Repetición. El movimiento hacia adelante. La Relajación. La Elipsis. El Flashback y el Flashforward.

Bibliografía recomendada:
Seger Linda, “Cómo convertir un buen Guión en un Guión excelente”, Ediciones Rialp S.A., Madrid, 1993.
Vale, Eugene, “Técnicas del Guión para cine y televisión”, Gedisa S.A., Méjico, 1988.
.

Black & White: Lucy Liu

.

lunes, 26 de octubre de 2009

Dime cómo escribes...


En su blog, Eblog txt, Gaby Larralde cita un pasaje del libro "Escribir es un tic", del escritor italiano Francesco Piccolo, donde el autor intenta "adivinar" a los distintos escritores a partir de sus manías a la hora de trabajar.

...Hay escritores que necesitan silencio y soledad para concentrarse, como es el caso de León Tolstoi, y algunos como Jean Paul Sartre y Giuseppe Tomasi di Lampedusa, que escribían en un café, rodeados de gente. A otros, como a la francesa Marguerite Duras, les bastó con tener al lado una botella de whisky. Los hay noctámbulos, como Marcel Proust, que escribía sólo de noche y en la cama, o mañaneros como Paul Valery que lo hacía sólo de 4 a 7 de la mañana. Kafka confesaba que el ritmo de su vida estaba organizado exclusivamente con visitas a escribir. Mark Twain, con precisión obsesiva, llevaba la cuenta de las palabras que había escrito durante el día: en sus manuscritos se pueden ver pequeños números escritos a lápiz cada equis páginas. Hemingway cuando escribía, llevaba como amuleto en el bolsillo derecho una castaña de Indias y una pata de conejo raída, con los huesos y los tendones relucientes de tanto sobarlos...

Además, Gaby cita un fragmento de una entrevista que le realizase a Andrés Rivera y en la cual el autor contaba secretos de su rutina de trabajo:

...Escribo a mano en cuadernos rayados y con lapicera Parker azul de cartuchos largos. Me levanto a las 8 de la mañana, compró el diario y lo leo. Después releo mis papeles. Algunos tienen ideas que se me ocurren de noche, otros palabras sueltas, en fín, los ordeno y leo las hojas que escribí el día anterior. Hago correcciones sobre los últimos escritos y ya estoy listo para empezar. No escribo todos los días, soy muy riguroso con mi trabajo. En esta hoja anoto el día que es, luego la hora en que comienzo a escribir y en la que termino. Después registro hasta la página que llegué. A veces juego conmigo mismo y me digo: “¿Llegaré alguna vez hasta la página 70?”. Ahora voy por la página 23… No es un lindo número, me gustan los números múltiplos de 3, trato de terminar mis libros en esos números...

No hay formas establecidas. Cada uno encuentra las suyas. Las que ayudan a conectarse con la escritura y progresar, las que sirven para crear. Como Snoopy en su tejado, o como este escriba frente a la PC.

.

sábado, 24 de octubre de 2009

Tiempo para escribir


Uno de los principales problemas que se les presenta a los autores e iniciados en la tarea del guión a la hora de desarrollar su trabajo, es la falta de tiempo para escribir. También, es una de las principales razones que esgrimen los alumnos en los talleres al momento de presentar material. Tanto los escritores profesionales como amateurs (de cualquier géneros literario) libran una lucha incansable contra el tiempo que, a menudo, los sumerge en largos parates de escritura. Pensamos rápidamente que la escritura puede esperar. Lo otro no. Y si bien existen tareas ineludibles, también es cierto que quedamos sujetos a la espera de un tiempo exclusivo e ideal para poder sentarnos a escribir. Pues bien, lamento informar que no existe un tiempo ideal para escribir. Salvo que podamos aislarnos de la rutina y refugiarnos en una estancia de paisajes bucólicos o en una casa a orillas del mar. Es entonces cuando comienza esa desagradable sensación de ver correr las agujas del reloj sin poder detenerlas.
Nos preguntamos: ¿cómo hacemos para empezar a escribir?, ¿cómo continuamos con los escrito hasta el momento?, ¿cómo puedo hacer para concentrarme en las tareas que demanda el guión?

Una de las cosas que podemos implementar para lograr ser más productivos es incluir la escritura como una parte integrada en nuestra vida diaria, como la actividad física o el mismísimo tiempo de ocio. Suele ocurrir que muchos autores novatos consideran la escritura como algo especial que nos regalamos una vez que realizamos todas las demás actividades del día. Vale aclarar que esto funciona exactamente al revés, y una vez que coloquemos la escritura en primer lugar todo lo demás se acomodará a ella.

En el caso de una escritor profesional, éste no se sienta y mágicamente comienza a escribir (alguno quizás sí, pero son unos pocos). Es un proceso mucho más complejo. Cada una de las frases necesita atención, y si podemos ser capaces de efectuar un análisis de este proceso y nombrar sus componentes, nos ayudará a organizar las pequeñas tareas a lo largo del día. Tanto la planificación del trabajo; la investigación del tema y la organización narrativa (estructura o esquemas), son puntos de partida con los que puede contar el autor para empezar a hacerle frente al andar continuo del reloj.

Siempre será de mucha ayuda trazar objetivos cortos en la escritura, saber hasta donde debo ir con mi relato, pero atención, también puede ser contraproducente obligarse a realizar más de lo que uno puede hacer. En todo caso, que el progreso y la superación nos sorprendan trabajando.

La perseverancia es lo que realmente importa, y sólo las “horas culo” frente al teclado producen buenos resultados. Las barreras y los obstáculos no tardarán en aparecer, pero la principal capacidad para escribir no radica exclusivamente en tener las ideas, sino en ser capaz de llevarlas a la práctica. Tener ideas no es imaginar el producto terminado, sino el imaginar como superar todos los obstáculos, también de modo creativo, que se van presentando en el camino de esa realización. Cuando veamos que el proyecto surge a pesar de las interrupciones, nos animaremos a seguir.

No es tarea fácil luchar contra el tiempo. Tampoco lo recomendaría. Lo más inteligente y eficaz sería hacerlo jugar a nuestro favor, pensar en como utilizarlo y lograr, sólo con la práctica, a olvidarnos de sus manivelas y viajar en él a través de la escritura.

.

...Al fútbol argentino le va bien cuando se acepta el trabajo. Ahora hemos vuelto para atrás. Hemos regresado al modelo vigente en las décadas de los cincuenta, sesenta y setenta, cuando el fútbol nacional vivía en la autoindulgencia, librado a la improvisación, y a la aparición espontánea de superdotados. Desde hace unos años, en Argentina predomina la desconfianza en el trabajo y la rentabilidad sin esfuerzo...

José Pekerman - Director Técnico
Obrero del fútbol

.

Debería educarse a los deportistas profesionales


...Mi actitud es tal que, si me empujas hacia algo que piensas es una
debilidad, entonces daré vuelta esa debilidad percibida y
la convertiré en una fortaleza...
“Su Majestad” MJ

Columna de opinión de Miguel Romano para "La Nación Deportes"

"Debería educarse a los deportistas profesionales"
Por Miguel Romano

Tarde o temprano en todos los países algo se copia de la NBA. El colorido de las camisetas, la participación de porristas, la animación de mascotas, la abundante información de los tableros electrónicos, la funcionalidad de los estadios. Hasta la misma Federación Internacional (FIBA), que por años ignoró a la liga profesional norteamericana, debió rendirse frente a sus adelantos en la forma de juego. Dejó de dividir en 2 períodos los partidos para hacerlo en 4; redujo el tiempo de posesión del balón de 30 a 24 segundos y pronto extenderá la línea de triples a medidas parecidas a la de la NBA. La intención siempre es mejorar el show y atraer público.

Muchos otros deportes siguen tratando de imitar en el mundo el estilo cuidado, casi perfecto, de los espectáculos montados por la NBA. Una organización que puede tener defectos, pero que sigue siendo ejemplo de éxito en los Estados Unidos aun en medio de la crisis financiera.

Uno los mayores aciertos radica en la imagen que proyectan sus jugadores; la manera en que se los educa o la severidad con que se los sanciona cuando no cumplen con las normas.

A propósito de las groserías escuchadas en nuestro país tras la clasificación de la Argentina para el Mundial de fútbol y la ausencia de un código de ética para deportistas y técnicos o de un educador que los instruya sobre comportamiento mediático, vale destacar lo que hace la NBA.

No sólo sanciona con miles de dólares cualquier insulto, intento de agresión o crítica, sino que obliga a cada jugador a realizar un curso de aprendizaje sobre cuestiones relacionadas con su desempeño profesional. El que no lo hace, no juega.

Durante una semana, cada año, se reúne a todos los basquetbolistas debutantes en Nueva York y se les enseña, por ejemplo, cómo manejarse ante la prensa. Incluye sus movimientos ante las cámaras, gesticulación y muletillas que no debe usar. "La verdad que...", está prohibido. Hasta se los instruye para no repetir palabras, contaba Luis Scola. También, se les enseña cómo tratar a los dirigentes, agentes, hinchas y compañeros. Se les explican sus derechos y obligaciones. Les dan conocimientos sobre medicina y lesiones, y hasta sobre cómo comportarse con las mujeres ocasionales o cómo asegurar sus ahorros.

Para la NBA la buena imagen es elemental y empieza con un respetuoso trato a la prensa, que es el medio indispensable para trascender y mejorar su marketing. Esa es la raíz del éxito de una de las organizaciones deportivas más importantes del mundo... Esto también podríamos copiarlo, ¿no?

.

viernes, 23 de octubre de 2009


No tuve elección. Un día el cine me atrapó y me dijo: -te dedicarás a esto-. Era joven y me interesaban muchas cosas, la astronomía, la geografía, la historia, la política y la literatura. La música me afectaba poderosamente, podía fantasear, proyectarme y extrapolar. Y creo que éste es el tipo de disposición anímica que debes tener si deseas hacer películas. Me absorbía el mundo circundante y buscaba un medio para restituirlo según un modo personal. Entonces fui a una escuela de cine, donde tuve la suerte de poder hacer mal cine experimental. Tenía lo que creía eran ideas revolucionarias, y estaba dispuesto a aplicarlas hasta el final. La mayoría de ellas fracasaron lamentablemente, por supuesto. Pero así es como aprendí, gracias a la libertad que tuve de expresarme en un lugar en el que no había sanciones o penalizaciones. Los estudios académicos deberían aportar eso: la posibilidad de experimentar. Cuanto antes puedas experimentar -y más profundamente-, tanto mejor, porque hay cosas que los jóvenes cineastas necesitan sacar de su cauce. Recuerdo haber visto algunos de mis filmes y haber pensado: -Hm...es muy interesante el uso de la luz...pero el contenido es completamente inútil. ¡Qué pretensión juvenil creer que podría convertirme en un cineasta simbolista!. Sin duda me ahorré años de sufrimiento gracias a unas pocas semanas en las que pude ensayar todo tipo de cosas. En una situación más académica, juzgados por criterios rigurosos, probablemente no habría aprendido tanto, porque me habría intimidad y disuadido de ir hasta el final.

Michael Mann - fragmento del libro "Más lecciones de cine" de Laurent Tirard.
.

Fabián Bielinsky: "No creo en Dios, pero creo en Billy Wilder"


Entrevista realizada por la revista Cinemanía en agosto del 2005 al recordado director Fabián Bielinsky.


¿Por qué cuando se comete un delito con ingenio, el delito deja de importar y gana el ingenio en la cabeza de los espectadores?
El cine tiene la capacidad de generar identificación con quien uno quiera. Uno puede crear un personaje por el que otro sienta simpatía y esté decidido a seguirlo en su transcurrir por la historia. Uno hace un corte de la realidad y adecua ciertos parámetros para lograr esa identificación y esa voluntad de estar con el personaje. Entonces, con un crimen que no sea violento, cuyas víctimas no sufran o sean impersonales –como una institución o un banco– o sean desagradables, por ejemplo, uno va moviendo los piolines para generar empatía, a pesar de que en definitiva se está viendo a alguien que comete un delito. Yo trato de ir maniobrando en esos parámetros. El cine lo ha hecho siempre, y maravillosamente.

¿Y es por esto que vos pensás que Nueve reinas tuvo tanta aceptación en la Argentina y en el mundo, como una buena descripción de la viveza criolla?
El cine de estafadores ha logrado que la gente tenga una relación muy especial con esta clase de delitos. Pero esos mismos pequeños crímenes en la vida real provocan otro tipo de reacciones. Aunque a uno le saquen solo diez pesos en una estafa callejera la reacción será, sin duda, negativa. Lo que pasó con la película depende un poco de eso y de una multiplicidad de factores, algunos de los cuales todavía no comprendo del todo.

¿Creés que tenés esa habilidad para escribir y dirigir historias de este tipo por ser argentino?
No especialmente. Sí tiene que ver con lo urbano y con algunas cuestiones argentinas –no únicamente con la trama– que aparecen como subtexto de la película. Pero la actividad de los protagonistas y la trama en sí misma son universales.

¿Qué más hay detrás de esos personajes entonces?
Yo traté de mostrar también su lado oscuro. El personaje de Marcos (Darín), por ejemplo, combina ese ingenio y esa habilidad con una oscuridad personal espantosa y una miseria espiritual total.

¿Qué aspectos de tu infancia tuvieron que ver con tu decisión de ser director?
Mi viejo había sido crítico de cine en su juventud y en casa había mucha literatura sobre cine y un ámbito muy fértil para eso. Desde que era chico viene creciendo esta vocación temprana; hasta estudié cine cuando estaba en el colegio secundario –un curso que daban en el Colegio Nacional de Buenos Aires–. Yo filmaba en Súper 8 cuando estaba en la primaria.

¿Tenés esas películas?
No, no eran gran cosa tampoco. Hacía peliculitas con mis amigos. Además, me pasaba el día en el cine. No paraba de ver películas.

¿Te acordás de la primera película que viste?
No, ni ahí. Envidio y me sorprende la gente que dice que dice que sí. Yo honestamente no recuerdo. Lo que sí sé es que, para mí, el verano era ir todos los días al cine, cuando mis amigos, y mi viejo también, hubiesen preferido que saliera a jugar a la pelota.

Se preocupaban por "el nene".
Sí, es que veía dos películas por día, más o menos. Era una pasión fuerte.

¿De qué vivías hasta que empezaste a vivir de esto?
Era cobrador de seguros, trabajaba con mi padre. Y después de eso ya vino el cine. Empecé a los 18 como asistente de dirección.

¿Me contás qué pasó desde el estreno de Nueve reinas hasta la escritura de El aura ?
Lo de Nueve reinas fue muy pero muy intenso. La película no tenía esa proyección internacional cuando la hicimos; era simplemente una peli local. No se había hablado una palabra de festivales ni de venta al exterior ni de nada de eso. Pero se estrenó y ahí empezó la velocidad. Comenzó a girar una rueda que no paró por mucho tiempo.

¿Disfrutaste del movimiento?
Muchísimo.

¿Y vos estabas siempre como en un estado de sorpresa?
Y, al principio, sí. Después te vas acostumbrando. Imaginate que la única expectativa era estrenarla en la Argentina y que funcionara bien. Y explotó; en España estuvo un año en cartel.

Vayamos más para atrás otra vez. ¿De qué cineastas te nutriste?
La época que recuerdo con más cariño es la de los años ’70. Creo que nunca se volvió a ese tipo de cine. Sobre todo, nunca volvieron a ser las que eran las películas norteamericanas. Ni los directores.

¿Películas para nombrar?
La conversación , de Francis Ford Coppola; El padrino ; El padrino II ; Taxi Driver ; Toro salvaje ; algunas de Arthur Penn como Pequeño gran hombre , con Dustin Hoffman, o un policial negro que se llama Night Moves …

Interrumpo porque sospecho que seguirías por horas. ¿Las volvés a ver?
No solo las reveo sino que las busco y las guardo. Y las compro, si puedo. Hace rato que colecciono las que me gustan y las que son parte de mi biografía cinematográfica. Hago una recorrida permanente por esa historia que me fue formando.

Nos fuimos de tema, volvamos a El aura. ¿Estás nervioso por el inminente estreno?
Sí. No me resultó muy manejable la presión de haber empezado con Nueve reinas. Yo traté por todos los medios de controlarla para que eso no me pesara a la hora de hacer esta película, pero la verdad es que descubrí que no pude. Lo que sí logré fue ir en la dirección contraria: El aura no tiene nada que ver con Nueve reinas. Lo que implica un riesgo grande, porque el camino de Nueve reinas lo transité despreocupadamente y era una tentación seguir por el mismo sendero, aprovechar el éxito que tuvo y ofrecerle a la gente algo similar. Pero quien vaya al cine a ver El aura se va a encontrar con algo nuevo, con otro ritmo, otro tono, otro tema, otra atmósfera, otro estado de ánimo. Nueve reinas salió de mi zona más liviana; El aura, de una mucho más oscura y retorcida.

¿A qué se parece estrenar una película?
A nada que yo conozca. Se trata de una exposición muy grande. Es que la inversión es tan enorme, el volumen del producto es tan gigantesco, cada pieza tiene un peso tan inmenso y un desarrollo tan desaforado que uno se expone demasiado. Pero confieso que perdí un poco de ingenuidad.

¿Qué irás a hacer ese miércoles a la noche?
No sé. El aura fue un nuevo aprendizaje sobre de qué se trata todo esto de hacer cine.

¿Por qué El aura ?
El aura es el primer conjunto de signos que anuncian el ataque epiléptico compulsivo. Por lo general, unos segundos antes de que ocurra, hay un cambio en el estado de conciencia, un cambio en la percepción del mundo. Siempre viene el aura antes del ataque.

¿Y cómo se te ocurrió que el protagonista fuera epiléptico?
No sé exactamente de dónde salió. El protagonista está atravesando una circunstancia muy compleja. Es un taxidermista que sueña y fantasea permanentemente con cometer un delito perfecto, basado en su inteligencia, en su memoria y en su habilidad para planificar. De repente, la vida lo pone frente a la posibilidad de concretarlo. Y lo hace.

Y parece inocente, todo el tiempo.
Es que las cosas le van sucediendo paso a paso. El hecho de ser epiléptico es un elemento más de su existencia pero al mismo tiempo es una graficación muy concreta de una dificultad, de una debilidad, de una carga que arrastra en este camino. Es lo imponderable.

¿Cómo escribís?
Como puedo. Los años y la experiencia me han cimentado mucho más como director que como guionista. Siento que no tengo método ni capacidad para escribir con constancia y habilidad. Esta película fue un raro caos; escribía, por ejemplo, tres días a borbotones y después nada durante un mes. Una mezcla extraña de compulsión y fobia.

Suena intenso.
Y lo fue, nada agradable por cierto.

Quiero saber cómo es la relación Bielinsky-Darín fuera del set.
Nos odiamos…

Primicia exclusiva.
La verdad, lo considero un amigo entrañable, aunque sin esa rutina de los amigos que salen a comer todas las semanas. Confío en él plenamente. Fue una ayuda importantísima en ambas películas, no sé si con otro actor podría haber hecho lo que hice. Ricardo combina cosas alucinantes: es un actor fantástico, con gran intuición, que no se enrosca, que trabaja desde un lugar muy directo, muy espontáneo. Es sencillo en su trabajo, entiende y propone. Tiene además un compromiso con el proyecto, es muy generoso y su entrega es absoluta. En mis años de experiencia he visto que esta cualidad no es habitual.

¿Me contás el momento en el que le propusiste el personaje?
Fuimos a comer. Yo no tenía escrito el guión, simplemente me senté y le conté a grandes rasgos de qué iba todo esto.

Buen anzuelo.
Sí, funcionó muy bien porque instantáneamente dijo: "Vamos".

Confesá: ¿sos un tipo llevadero en rodaje?
Creo que sí. Estuve de mejor humor en la otra peli. Ésta fue una filmación muy dura. Muchos exteriores en el bosque, muy expuesto al clima y, sobre todo, lejos de casa. Ver a tu familia y dormir en tu cama suavizan las asperezas de un rodaje. Pero fue una nueva experiencia y de mucho aprendizaje.

¿Te gusta que los actores sugieran, opinen, contradigan?
No solo me gusta sino que me parece imprescindible. Me preocupo cuando eso no sucede. Por esta razón, me ocupo de generar esa atmósfera de laburo, para que cada miembro del equipo venga a sugerirme desde el lugar que ocupa. Con respecto a los actores, ellos saben más que yo de cada personaje. Yo necesito esa información.

¿Cuál dirías que es el papel fundamental del director con respecto a los actores?
Ellos esperan que vos los guíes. Y que les pongas el límite de la totalidad. Como uno tiene una visión más completa del total, uno puede decidir si ese aporte vale o no. Ésta me resulta la combinación ideal: un actor que propone libremente desde su creatividad, como creador de un personaje, y un director que da forma definitiva, que contiene, que pone límites. Cuando un actor sabe eso, puede relajarse y entregar todo lo que tiene.

Sos la red, digamos: ellos saltan y vos los atajás.
Claro. No me gusta que los actores me pregunten: "¿Qué tengo que decir?, ¿dónde me paro?, ¿qué hago?" .Esto no está perfectamente controlado como para que uno haga sin cuestionar o para que siga robóticamente las indicaciones.

¿Cuál fue la escena más difícil de la peli?
Hay un momento en el que el protagonista es apretado por un grupo de delincuentes, en el medio del bosque y de noche. La escena era muy larga, logísticamente complicada, la puesta en escena era difícil, pero finalmente salió bien.

¿Cómo conseguiste ese perro?
Se hizo un casting en todo el país. Yo le dije al entrenador que quería un perro mestizo, no uno de raza, lo que volvía muy complicada la búsqueda. Y más aún: no solo necesitábamos un aspecto físico sino también un carácter. Tenía que saber actuar "humanamente". Reconocer las situaciones mirando, tener como cierta parsimonia, dar la sensación de una presencia inteligente y asentada. Vio a 500 perros y encontró a Eva.

¿Eva? ¿Es perra?
Sí, es perra; es un secreto de filmación. Hay dos personajes a los que jamás se los menciona por su nombre en la peli. Uno es el protagonista, el personaje de Darín, y el otro es el de la perra.

¿Cuando viste la película? ¿Cuándo la encontraste?
Mientras la terminaba. Es que yo soñé esta peli de una manera totalmente distinta: en un nublado permanente, en un mundo que no tiene sol.

O sea que vos querías lo contrario a lo que quiere todo el mundo: que salga el sol.
Y sí; filmamos en el sur argentino y en octubre, así que imaginate. Esto generó un cambio de imagen que tuve que ir entendiendo.

¿Cuál es tu punto débil? ¿Cuál es tu kriptonita?
Tengo poca paciencia. Soy poco metódico.

¿Cómo te llevás con los aspectos netamente técnicos?
Bien, y eso es un alivio. Obviamente los técnicos especialistas saben mucho más que yo de cada cosa. Pero si uno no tiene una idea global de qué está pasando, para qué sirve cada cosa, cómo se solucionan ciertos problemas, está muy a la deriva, muy en manos de las circunstancias y de las necesidades de otros. Valoro mucho mi experiencia en lo técnico, ya que durante más de 20 años fui un técnico cinematográfico, en la asistencia de dirección. Piso más seguro.

¿Te seduce la televisión?
La televisión implica tiempos que a mí me asustan un poco. Es más, admiro a ciertos directores de tele que hacen cosas extraordinarias, muy buenas puestas en escena, tremendas puestas de cámara en cinco días. ¡Cinco días! ¿Cómo hacen? Creo que se necesita una pericia profesional extraordinaria.

Tarantino, Allen, Eastwood, Coppola, Burton, Lynch, Kubrick… Hablame de tu amor por ciertos directores.
Todos genios, los que nombrás y muchos más, pero yo solo quiero mencionar a Billy Wilder, el más grande de todos. Cuando Trueba ganó el Oscar con Belle epoque , subió al escenario y, entre otras cosas, dijo: "Yo no creo en Dios, pero creo en Billy Wilder". A veces pienso lo mismo que él.

.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Taller de Guión: 10º Clase

Bernard Hermann - "Psicosis"

Módulo 8: Procedimientos narrativos y técnicas para la ejecución. Organización Formal.

Contenidos:
Modelos formales: Guión Literario y Guión Técnico. Diferencias y similitudes. La necesidad de un lenguaje común.
La redacción del Guión. Los tiempos verbales. Representación en imágenes y sonido. Claridad y precisión descriptiva. El equilibrio Dramático.
El modelo a 2 columnas y el modelo a 1 columna. Formato televisivo y formato cinematográfico. La redacción de los encabezados. Diferenciación de los distintos aspectos narrativos.
Normas de escritura: tamaño de hoja, tipografía, cuerpo, interlineado y resaltado.
El valor de lo formal. La búsqueda de una lectura cómoda, fluida y expresiva.

Bibliografía recomendada:
Field, Syd, “El manual del Guionista”, Plot ediciones, S.A., Madrid, 1995.
Chion, Michelle, “Cómo se escribe un Guión”, Cátedra, S.A., Bs. As., 1994.
.

lunes, 19 de octubre de 2009

in Colours: Daisy Lowe

.

Recuerdo que cuando rodé mi primera película, tuve problemas importantes que me obligaron a hacer varios planos de la misma escena durante todo un año. En consecuencia, al principio de la escena, la actriz lleva el pelo corto; en la siguiente toma, media melena; y, en la tercera, una melena larga. Al percatarme durante el montaje de la película, pensé que el público rugiría, porque contradecía la regla más básica de todas: la del raccord. Pero nadie se dio cuenta. Nunca. Y eso supuso una gran lección para mí. Demostraba que, al fin y al cabo, a todo el mundo le trae sin cuidado los errores técnicos siempre y cuando la película cuente una historia interesante, con un punto de vista sincero. Por eso mi consejo a cualquiera que desee hacer una película es hacerla, aunque no sepan como. Aprenderán al hacerla, de la manera más natural y vibrante posible. Lo fundamental, por supuesto, es tener algo que decir.

Pedro Almodovar - fragmento del libro "Lecciones de Cine" de Laurent Tirard
.

Taller de Guión: 23º y 24º Clase


Módulo 10: La ejecución de los tres actos.

Actividad de Taller: Análisis en base al film "Átame" (1990) de Pedro Almodovar.
.
.

miércoles, 14 de octubre de 2009


...Un elemente desesperado es combustible.
Más de un elemento desesperado es letal...
Jake Kasdan
Guionista - Director
Pirómano audiovisual
.

Taller de Guión: 9º Clase

Shigeo Fukuda

Módulo 8: Procedimientos narrativos y técnicas para la ejecución. Secuencia y Escena.

Contenidos:
Definición y diferenciación de Secuencia y Escena. Espacio, tiempo y exposición.
Clasificación según su función. Exposición, información, caracterización y acción.
Clasificación según su operatividad dramática. Climax, transición o de apoyo.
La micro estructura de la escena. Sus partes. Construcción. El ritmo intra e inter-escenas.

Bibliografía recomendada:
Vale, Eugene, "Técnicas del Guión para cine y televisión", Gedisa S.A., Méjico,1988.
Vanoye, Francis, “Guiones modelo y modelos de Guión”, Editorial Paidós SA, Bs As, 1996.
Espinosa L. y Montini R., “Había una vez…cómo escribir un Guión”, Nobuko, Bs As, 2007.
.

lunes, 12 de octubre de 2009

El hombre que hace llover


...En la historia del futbol llegará el día que ya no estén los narradores de jugadas para rememorar las gambetas y caños del 10, o la astucia y picardía del wing. Sólo se hablará de los 9, porque eran los que hacían los goles...
Isaac Carpantino

Editorial de J.P. Varsky para el site canchallena.com


"El hombre que hace llover"

Comenzó a escribir su película en un tormentoso sábado de octubre. Hace doce años. En la misma cancha. Y en el mismo arco. Esa tarde de superclásico, un errático y deambulador Diego Maradona jugó, quizá sin saberlo, su último partido como profesional. Salió reemplazado en el entretiempo por un joven que le cambió la cara al equipo. Se llama Juan Román Riquelme. River ganaba por 1-0. Toresani empató con una delicada definición. Y ahí empezó todo. En esa pelota que no bajaba nunca. En esa cortina de Bermúdez a Burgos que Horacio Elizondo no consideró infracción. En esa elevación para conectar la pelota con su cabeza de platino. En ese pique previo que liquidó al arquero. En esa carrera loca hacia la tribuna Centenario ofreciendo su gol a esa hinchada que aún lo miraba con desconfianza. Hasta ese gol, Martín Palermo era un temible y excéntrico delantero que se había escapado del fracaso.

En 1995, descartado por Estudiantes, había estado a 1000 pesos de firmar un contrato con San Martín, de Tucumán, para jugar en la B Nacional. No hubo acuerdo y se quedó en el Pincha. Florero en el comienzo de la temporada 95-96, su destino cambió cuando renunciaron Russo y Manera tras la 11a fecha del Apertura. Asumió Daniel Córdoba y lo puso como titular en la jornada siguiente, ante Gimnasia y Esgrima, de Jujuy. El arquero jujeño Moreyra puede contarle a su familia que él vio nacer a la criatura. Martín marcó dos goles para el 4-1, el primer triunfo de su equipo en aquel campeonato. Era octubre.

Destinos como Tucumán podían esperar un poco más. De todas maneras, no alcanzaba para una película. Era uno de los tantos futbolistas a los que un cambio de viento les ofrece una oportunidad. Siguió haciendo goles y se dio a conocer. El perfil alto, el furioso platinado, una portada disfrazado de mujer y festejos exóticos en los goles completaban su formulario de personaje. Pero apenas si daba para un cortometraje. Ni siquiera el pase a Boca cambió el guión. Hasta que llegó esa tormentosa tarde de octubre de 1997 en la que, con un gol, evitó que se hablara de un lamentable Maradona.

Todo lo que escribió después es historia conocida. Los goles de todos los colores y el récord para un campeonato corto (20). El número 100 con el ligamento cruzado de la rodilla derecha roto. El 101 casi en muletas a River. Alegres contra Real Madrid en la Intercontinental 2000. Tristes a Banfield dedicados a la memoria de su hijo Stefano. De chilena. De penal con los dos pies. De media cancha. Su último hit, un cabezazo desde 40 metros. La versión adaptada también deberá incluir los tres penales errados en el mismo partido, las operaciones de rodillas, la pared que se le cayó encima en un festejo y la muerte de un hijo recién nacido, al que recuerda en cada festejo con un beso sobre su nombre tatuado. Ya tenemos una película de dos horas y media. Pienso en el actor Russell Crowe. Encaja perfecto en el papel de gladiador.

¿Quién pensó que, a diez años de esa trilogía de penales errados contra Colombia, iba a tener su definitiva reivindicación en el seleccionado argentino? Solamente él. Es inteligente e intuitivo para ubicarse dentro del área. La pelota siempre lo busca. No le teme al ridículo. Es el mejor cabeceador de los últimos 30 años. Pero el secreto está en su lucha y en su perseverancia. No conozco un futbolista con más amor propio que Martín Palermo. En ese aspecto, es el mejor de todos los tiempos. Lo de anteayer no fue un milagro. Un milagro sería que la selección jugara bien. No hay manera.

El caos y la falta de liderazgo se comen cualquier buena intención. Sin ideas y sin concepto, juega a la marchanta. Las ilusiones duran cinco minutos. Esos en los que Messi y Aimar confirman que entre ellos hay una sociedad posible. O en los que Higuaín tira una diagonal, marca un pase y sale un lindo gol. Pero todo se derrumba ante la primera adversidad.

En este contexto nadie puede jugar bien. Ni siquiera Messi. Está claro que Leo no tiene el amor propio de Palermo. Está acostumbrado a que, respaldado por un Barcelona que lo protege y lo potencia, todo fluya y salga bien. En la selección no hay equipo. No es su culpa. Pero en lugar de rebelarse, se desentiende del juego. Esa sí es su responsabilidad. El problema no es Messi, un crack en edad de aprendizaje.

Recordemos las eliminatorias para México 1986. Este duelo contra Perú sacó del archivo el partido del 30 de junio de 1985. La clasificación al Mundial estaba en riesgo. El equipo no funcionó y Diego no pudo rescatarlo. En los momentos de descontrol, no te salva el crack, ni el Diego de 24 años, ni el Lionel de 22. Te salvan atajadas importantes (Fillol, Romero) y los héroes de más de 30 años y mil batallas. Passarella hace 24 años, Palermo hoy. El actual aquelarre se lleva puesto a un jugador como Mascherano, cuya confusión lo induce a tirar un tacazo dentro de su propia área para sacar una pelota ardiente. Tampoco Javier es el problema, más allá de su bajísimo rendimiento y su frustración por no haberse ido de Liverpool.

Tiene razón Diego: la culpa de todo la tuvo un vendaval. Pero se olvidó de aclarar que se trata del temporal interno, que ha venido azotando al seleccionado y del cual él es uno de los dos grandes responsables. El otro es Julio Grondona, que lo puso en el cargo. Con su cambio de Demichelis por Higuaín, el seleccionador mandó al equipo veinte metros para atrás. Perú tomó el mensaje y manejó la pelota. Sin actividad en los últimos 70 días, el defensor entró para jugar de ¡lateral derecho! El plantel no contaba con un especialista para ese puesto. Había sido convocado Pablo Zabaleta, de Manchester City, pero se desgarró en la última jugada del partido ante Aston Villa.

Maradona eligió enojarse con Bilardo porque no había viajado a Inglaterra para evitar su presencia en ese encuentro. El doctor-manager (¿qué hace?) había quedado desacreditado tras su propia confesión de haber difundido nombres de una lista mientras Maradona estaba en el spa italiano. Pero acá está exento de cargos. ¿Diego no sabía que se jugaba el lunes? ¿Nadie vio el partido por TV? ¿Por qué no hablaron con el jugador antes de que tomara el vuelo? Podrían haberse enterado de la noticia el mismo lunes y no el martes a la tarde. Aun así hubo tiempo para buscar alternativas, pero el DT se encaprichó: "Ahora no viene nadie". Un referente del plantel le sugirió que convocara a Clemente Rodríguez, de buen rendimiento en Estudiantes. Maradona rechazó la propuesta y le preguntó al mismo líder qué le parecía la dupla Enzo Pérez- Jonás Gutiérrez para cubrir el costado derecho.

No hay plan ni motivos para ser optimistas. Convoca jugadores compulsivamente como si estuviera tocando todas las teclas de una computadora rota para ver si una arregla todo. Ha utilizado nada menos que 36 futbolistas para estos 7 partidos de eliminatorias. De estos 36, 29 fueron titulares por lo menos en un partido (3 arqueros, 10 defensores, 12 medios y 4 delanteros). En esta tómbola, le sale bien la del arquero Romero (decisivo), mal la de Pérez, regular la de Emiliano Insúa…Mete y saca a Higuaín. Y así recurre a Palermo, hoy el jugador del pueblo.

Cuando Argentina ya había hecho todo lo posible para quedarse fuera de Sudáfrica 2010, sólo una persona creía que todavía había tiempo para cambiar la historia. Y en otro tormentoso sábado de octubre, en esa misma cancha, en ese mismo arco y con un Maradona errático y deambulador; le puso el título a esta historia que viene protagonizando desde hace 12 años: "El hombre que hace llover". Que alguien le avise a Russell Crowe. Dentro de un año le llegará el guión de The Rain Maker. No antes. Martín Palermo aún no terminó de escribir su película.
.

domingo, 11 de octubre de 2009

Redención


...Palermo es uno de esos goleadores seriales que convierten los goles definitorios, el que abre el marcador ante el rival que no sale de su área, el del empate que salva el invicto, el del triunfo en el último minuto...

Roberto Fontanarrosa - fragmento del libro "No te vayas, campeón"
.

in Colours: Maggie Gyllenhaal

.

viernes, 9 de octubre de 2009

Coldplay - "Strawberry Swing"


Hoy es viernes, pero no un viernes cualquiera, sino la antesala del último fin de semana largo del año. Para arrancar arriba, una clase magistral de animación y perspectiva a cargo del grupo "Shynola" y Coldplay.


Coldplay - Strawberry Swing (Official HD Video) from swashbuckley on Vimeo.


.

martes, 6 de octubre de 2009

La rutina del escritor por Erskine Caldwell


La experiencia me ha demostrado, que todos los cuentos de algún valor se escriben bajo las circunstancias que engendra el procedimiento siguiente:

1 - Disponga su despertador para que lo recuerde dos horas antes de lo acostumbrado.

2 - Dedique una hora a caminar por la casa dando portazos.

3 - Entre en la cocina y haga con la cafetera y la sartén tanto ruido como pueda.

4 - Cuando baje su esposa critique: su dicción, su peinado, su vestido y su familia.

5 - Después del desayuno enciérrese en su cuarto y mire por la ventana por espacio de hora y media.

6 - Cuando comience a sentir que el cuello se le envara, coloque en la máquina de escribir una hoja de papel y escriba la palabra "ello" lo más rápidamente que pueda.

7 - Arranque la hoja, arrúguela y arrójela a un costado.

8 - Repita la operación, escribiendo la misma palabra en otra hoja.

9 - Mire fijamente la palabra hasta que se convierta en un borrón ilegible, luego arranque la hoja y coloque otra.

10 - Escriba la palabra "él", y luego siga adelante con su cuento.


"Erskine Caldwell" - novelista americano.
.

Textos

Ricardo Piglia (escritor)

Estimados:
En esta post van a encontrar dos textos sobre el Arte Narrativo y las Formas del Cuento que pueden ser de mucha utilidad para la fase de Síntesis Argumental que estamos trabajando.

El primero, "Formas Breves", es un ensayo del año 1999 perteneciente a Ricardo Piglia. El segundo se titula "El arte narrativo y la magia", es del año 1932 y pertenece a Jorge Luis Borges.
Haciendo click en los títulos pueden acceder al material.
R

.

Taller de Guión: 8º Clase


Módulo 7: Personajes secundarios y tramas secundarias.

Contenidos: Tipos y funciones de los personajes secundarios.
Personajes de apoyo, confidente, catalizador, masa y peso. Personajes que añaden una dimensión específica. Humor y contraste. Personajes temáticos. De equilibrio. Personajes que expresan el punto de vista del autor. Personajes emparentados con el público.

Tramas secundarias. Definición y relación con la trama principal. Función y estructura, siguiendo e integrándose con la trama principal. Problemas que presentan las tramas secundarias. Teoría del iceberg.
Análisis sobre "El cuento" y las subtramas a partir del ensayo "Formas Breves" de Ricardo Piglia.

Síntesis argumental La síntesis argumental como última etapa creativa previa a la ejecución del guión. Su presentación formal y el estilo de escritura.
Los elemento claves y los puntos fuertes de una buena síntesis. La exposición del carácter de los personajes en cuestión, el principio y fin de la historia, el 1º y 2º PLOT.
Las necesidades autorales y comerciales de una síntesis argumental.
La perspectiva del relato en pocas paginas. Los aciertos y errores. Estrategias de "venta" a la hora de presentar nuestra historia.
Otra presentaciones posibles. El Argumento y El Tratamiento.

Bibliografía recomendada:
Chion, Michelle, “Cómo se escribe un Guión”, Cátedra, S.A., Bs. As., 1994.
Field, Syd, “El manual del Guionista”, Plot ediciones, S.A., Madrid, 1995.
Seger Linda, “Cómo convertir un buen Guión en un Guión excelente”, Ediciones Rialp S.A., 2004.

Comparato Doc, "De la creación al guión", Ediciones La Crujía , Bs. As.; 2005
.
.
.

lunes, 5 de octubre de 2009

Oliver Stone: Al sur de la frontera


Entrevista realizada por la revista Crítica al realizador Oliver Stone en el marco del 66º edición del Festival de Venecia, donde presentó su documental sobre el presindente venezolano Hugo Chavez titulado "Al sur de la frontera" (South of the Border).


¿Cuándo conoció a Chávez?

En diciembre de 2007, en la frontera de Colombia, cuando él trataba de ayudar con elintercambio de rehenes colombianos.

Se dijo que él apoyaba a los rebeldes colombianos.
Nunca fue probado, incluso Interpol no pudo encontrar ninguna prueba. Es como en Irak; altas fuentes de la inteligencia norteamericana dicen que hay un asunto relacionado con que Chávez le daría armas a las Farc. Se parece mucho a lo de Irak, porque nunca fue realmente confirmado. Chávez lo ha negado, y él no simpatiza con las Farc. Las Farc han estado en la frontera con Venezuela no por ayuda sino porque ahí es donde mejor pueden estar, y moverse hacia el frente y la retaguardia a través de la frontera, apertrecharse. Venezuela no ha mantenido una guardia fronteriza fuerte. Los colombianos han militarizado la región –con ayuda norteamericana–, no los venezolanos.

¿Cómo describiría su actitud frente a Chávez antes y después de hacer la película?
En Estados Unidos Chávez ha sido demonizado, a pesar de que ha hecho cosas interesantes como darle petróleo gratis a la gente. Así arranca el documental, con el ataque en los medios norteamericanos, pero cuando me encontré en pleno proceso de seguir y documentar a Chávez, el alcance del trabajo se extendió hacia los otros siete presidentes latinoamericanos. Decidí ser más positivo sobre todo el proceso y no solo concentrarme en lo desagradable de los medios norteamericanos, que es parte de esta película. Es un poco como Comandante (el documental de Stone sobre Fidel Castro). Una introducción al mundo que la gente no conoce. Quería mostrar lo que Chávez está haciendo. Por otra parte, lo que él hizo, el proceso, la creación del cambio, inspiró, fue parte del proceso que se da en otros países de la región donde fueron elegidos indígenas, representantes de los trabajadores... ha sido un proceso asombroso, desde 2000. Y en 2001, el golpe en Venezuela, cocinado en Estados Unidos, podría haber eliminado la figura primordial de la revolución bolivariana. Ahora está pasando en Honduras. Y, otra vez, la prensa norteamericana está completamente desenfocada, afirmando que la situación actual fue un movimiento antichavista. Es increíble cómo los medios norteamericanos compran esto cuando toda Latinoamérica está en contra del golpe en Honduras. Incluso México condenó este golpe.

Cuando ocurre en América Latina...
Es una lucha en el patio trasero. Yo hice tres películas sobre Latinoamérica, y con cada una de ellas fue una lucha encontrar distribuidor en Estados Unidos. Es imposible para este país relacionarse con Sudamérica. Creo que ni Michael Moore podría haber hecho un documental sobre este asunto. Incluso para Orson Welles en los '40 habría sido difícil. ¿Qué pasa con Sudamérica en nuestro país? O con Centroamércia. ¿Por qué estamos siempre desinformados? ¿Por qué Reagan casi gana la guerra en El Salvador? ¿Por qué estamos envueltos en la misma mierda una y otra vez: con los escuadrones de la muerte en El Salvador, con los escuadrones de la muerte en Honduras, con los escuadrones de la muerte en Colombia que matan gente a diestra y siniestra, lo cual es vergonzoso? Si hubiera habido una persona asesinada de ese modo en Venezuela, en Estados Unidos hubiera estado en todos los titulares. Pero ocurre todo el tiempo en Colombia, y no es mencionado porque es un asunto político.

Al mismo tiempo, Chávez tiene tendencias totalitarias. ¿Cuánto ha hablado con los venezolanos que lo critican y con la oposición?
Francamente no tanto como a ellos probablemente les hubiera gustado. Pero no es el
punto en este documental, no estamos para probar si es un líder elegido democráticamente, lo que está bastante claro: fue elegido cuatro veces; hubo cuatro elecciones, dos referendos –hay suficiente registro de esto–. La película no es sobre: ¿es este hombre un dictador? Porque claramente no lo es. Cuando ves a Chávez en la calle, está claro: la gente lo ama. "Tendencias totalitarias"... una maravillosa definición.
¿Significa que si sos popular y si ganás con la mayoría de los votos y tratás de cambiar cosas sos totalitario? Es una definición neoconservadora. Una terminología que nos lleva a Jeane Kirkpatrick (la embajadora de Reagan ante las Naciones Unidas, ostensiblemente anticomunista), ella usaba esa terminología: autoritarios vs. totalitarios. No sé cuál es la diferencia. Es algo muy subjetivo. Chávez es extremadamente consciente del proceso democrático, a pesar de que estuvo envuelto en un golpe, y hay una ironía en eso. Pero él era el favorito del pueblo cuando fue el golpe, y todavía lo es. Es una figura muy popular para la mayoría de la gente. La gente que lo odia tiene el dinero, tiene la prensa y aliados en Estados Unidos. Cuando pasás un tiempo en Venezuela podés encontrar muchos defectos, pero ves a un hombre que realmente se ha dedicado a la gente, que no engordó su cuenta bancaria y se mantiene en su idea de cambio social. Yo lo definiría como un social demócrata.

¿Le encuentra algo para hacerle una crítica?
No. Honestamente. No veo evidencias de cosas que se estén haciendo mal. Esto no quiere decir que la policía no haya hecho cosas, y estoy seguro de que algunos de los fanáticos del partido de Chávez se han sobrepasado. Pero en la foto completa, si observás la gran foto de Sudamérica, mirá todos los abusos que hay contra cualquiera que intente conseguir una reforma. Hay que tener perspectiva en esto. Lo mismo pasa con Castro, a pesar de que lo suyo es diferente. El régimen de Castro nunca estuvo, en términos de cantidad de abusos, ni siquiera cerca de Guatemala, u Honduras, o algún otro país de la región. Las organizaciones de Derechos Humanos pueden decirlo. Hay siempre un doble estándar. La mala izquierda vs. la buena izquierda. Pero tiene más que ver con el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la policía americana sobre América Latina.

¿Qué espera del gobierno de Obama en este contexto?
Él puede hacer un cambio. Obama estrechó la mano de Chávez y de Lula, fue muy importante, crucial. Estoy seguro de que cuando Obama vio a los otros presidentes en la Cumbre de las Américas, en Trinidad, quedó asombrado; son gente como él: gente de color, trabajadores, aborígenes. Realmente, fue por lo que tomó posición durante su campaña presidencial. Creo que él sintió sinceramente ese lazo con Chávez. La pregunta es: ¿puede poner en práctica su pensamiento? Y la pregunta más profunda: ¿tiene Obama control del gobierno norteamericano? Alguna gente está empezando a sorprenderse. Por la burocracia del sistema. James Sternberg, el segundo en la Secretaría de Estado, es un durísimo crítico, y no estoy seguro de que Hillary Clinton no tome la misma dirección. Podríamos terminar como el golpe de Honduras en un segundo. Pero hay algo muy conservador que nos lleva a los días de Reagan. Obama se ve como un camino, pero esta política que atrasa está todavía en el mismo lugar. No solo en lo relacionado con Sudamérica, también sobre Rusia y, por otra parte, sobre el mundo entero. Obama va a Rusia, declara una nueva política, y después, ¡boom!, Joe Biden sale a decir cosas insultantes sobre Rusia. Y los rusos no entienden qué está mal en Estados Unidos, quién está conduciendo el gobierno. Mirando el tablero, podría decirse eso. Obama está peleando con eso ahora.

¿Hasta qué punto Chávez depende del petróleo? ¿Cuán lejos hubiera llegado sin este recurso?
Probablemente no tan lejos, pero cada uno usa lo que tiene. Más allá de todo, ha sido muy generoso. Ha ayudado a la gente, ha elevado el nivel de vida, ha acercado la educación y la salud a la gente. No hay dudas de que con el dinero ha hecho mucho por la gente. Nacionalizó la industria del petróleo, cosa que se quiso hacer en Irán en 1952 y se ha hecho en varios países. Eso obviamente va en contra de nuestra política. Pero al mismo tiempo, Chávez nos ha suministrado petróleo, no está buscando perjudicar a los norteamericanos. Alcanzó un acuerdo con Obama sobre no interferir en Venezuela. Es un gran acuerdo y espero que Obama lo sostenga. Vos nacionalizás tus propios recursos, no querés ser manejado por poderes extranjeros que no siguen tus propios intereses. Estamos hablando del concepto global de lo que el Fondo Monetario hace en estos países: los bancos centrales manejan los países, castigan a los trabajadores, imponen pesadas leyes que incluyen privatizaciones. Bolivia, que es un país más chico, ha recuperado su gas y sus recursos. El FMI hubiera permitido la privatización entera de Sudamérica. Pero el Fondo Monetario no funcionó. Desde los '80, Sudamérica ha caído profundamente. Argentina fue uno de los primeros países en enfrentar al Fondo Monetario. Nosotros estuvimos con los dos Kirchner, Néstor y Cristina, los entrevistamos. Lo interesante de los siete presidentes que incluimos en la película es que, a pesar de que no son todos lo mismo, están unidos en la idea de que pueden construir su región independientemente de los Estados Unidos, no en competencia, sino de forma independiente.



¿Con quién habló además de Chávez?
Néstor Kirchner, Lula, Cristina Kirchner, Fernando Lugo en Paraguay, Rafael Correa en Ecuador, Evo Morales en Bolivia, Raúl Castro en Cuba. Fidel es el abuelo de todos ellos. Cuarenta años después de Fidel llegó Chávez y, al mismo tiempo, Néstor Kirchner. Se han convertido en cabezas de un gran movimiento inspirado en el ejemplo cubano de resistir la presión económica de Estados Unidos.

¿Ha hablado con gente que no representa al gobierno, en Venezuela?
Eso ya se ha hecho. Lo ha mostrado la televisión norteamericana constantemente. Lo teníamos en el primer corte. Pero se convirtió en algo viejo. Buscamos enfatizar lo positivo: esto es lo que pasó, este es quien luchó contra eso. Este fue el golpe. Nos metimos en el golpe de 2002, pero no exageramos. Nos metimos en el conflicto del petróleo de 2002 y 2003, que también fue planeado para desestabilizar el país. Y Chávez ganó todos esos conflictos, el país siguió adelante. Tratamos de ofrecer el retrato general, que es que en Venezuela están tratando de llevar adelante un tremendo cambio. Y fuimos a ver a siete presidentes, que lo apoyan. Si vamos a discutir cada punto, sería un documental exclusivamente sobre Chávez y Venezuela, lo que no fue nuestra intención. Nuestra intención es decir: aquí hay una revolución bolivariana en proceso, basada en los principios fundamentales de Simón Bolívar en el siglo XIX. Bolívar es un gran héroe para muchos latinoamericanos. Nos metimos en el concepto de una revolución bolivariana en el sur.

Temáticamente hablando, ¿qué tienen en común la secuela de Wall Street, Money Never Sleeps (El dinero nunca duerme) con Al sur de la frontera?
Temáticamente, podría ser que Wall Street es corrupto y el poder del dólar ha alcanzado un lugar de estancamiento, corrupción y especulación que no solo está destruyendo América, sino el mundo entero.

¿Pueden películas como estas cambiar actitudes y esclarecer a la gente?
A alguna gente. Estas películas no fueron hechas en conjunto, son cosas que surgieron por separado. No estoy dentro de una campaña mayor, a pesar de que admiro lo que hace gente como Michael Moore. Al sur de la frontera surgió de una serie de incidentes –como Comandante– que me pusieron en contacto con el mundo latinoamericano. Mi corazón está siempre con los desamparados, y no hay dudas de que este país, Venezuela, está sufriendo cambios y la gente que no tenía una voz, la está teniendo. Eso es, ya, un gran hecho. Es como en Cuba. Pero, en esta línea, el punto de contacto con Wall Street es que los norteamericanos no tienen realmente voz. No saben lo que está pasando, solamente están pagando el costo. Chávez podría no haber existido, podría haber sido asesinado. O, como Obama, podría haber sido encorsetado. Chávez nacionalizó el petróleo y otras industrias, pero hay un montón de gente a la que le está yendo bien con sus negocios privados, que hay muchos, contrariamente a lo que se cree. No es como en Cuba. Castro tuvo que tomar decisiones más radicales, durante la Guerra Fría. Pero aunque Chávez nacionalizó el petróleo y algunos negocios, ha dejado a los medios. Es un demócrata, ha permitido que lo criticaran día y noche en Venezuela.

Pero no le renovó la licencia al segundo canal de televisión más grande...
Esa es una excepción. Si vos tenés un canal de televisión que todo el tiempo propone derrocar al gobierno, ¿sería permitido eso en Alemania o en Estados Unidos?... pero estaba hablando de la nacionalización y me gustaría poner énfasis en esto: es irónico cómo ahora en Estados Unidos, Obama ha nacionalizado los bancos, en cierto grado, y ha puesto mucho dinero en el sistema. Y aquí estamos nosotros, criticando a Chávez por nacionalizar el petróleo; se ve tan bizarro e hipócrita de parte nuestra. Estados Unidos ha socializado las pérdidas y privatizado las ganancias en una escala por lejos mayor. Esperamos que los demás cumplan unas reglas que nosotros no seguimos.

¿En qué estado se encuentra la secuela de Wall Street?
Estamos empezando a filmar, el lanzamiento sería después de la primera mitad del año que viene.

¿El punto en Money Never Sleeps será que se necesitan ciertos elementos del socialismo y que el capitalismo no es un fin en sí mismo?
Exacto. El capitalismo se ha vuelto loco. Está probado que no existe la racionalidad del mercado. Las derivaciones de la especulación han alcanzado proporciones distorsionadas, se ha distorsionado la economía.

Oliver Stone's South of the Border



.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails